Retenido un autobús cuyo conductor llevaba 7 horas conduciendo sin descansar y ya sufría calambres

TORTOSA. Agencias
Actualizado:

Los Mossos d'Esquadra inmobilizaron ayer en L'Aldea (Tarragona) un autobús de la compañía asturiana Alsa cuyo único conductor llevaba más de 7 horas de viaje y mostraba signos de agotamiento. La llamada de un pasajero y una avería posterior evitaron que el conductor siguiera trabajando.

Los Mossos detuvieron el vehículo en torno a las 19:00 horas en el área de servicio del Baix Ebre, en la autopista A-7. El autobús realizaba el trayecto de línea regular entre Cartagena y Barcelona. El único conductor del vehículo, según los pasajeros, comenzó a sufrir calambres en las piernas cuando, según el tacógrafo del vehículo llevaba 7 horas y 45 minutos al volante.

Los Mossos pudieron comprobar en el tacógrafo del día anterior,  que el mismo conductor había conducido 12 horas. En la inspección también se detectaron manipulaciones en la tarjeta de transporte.

Cerca de las 21. 00 horas otro autobús con otro conductor recogió a los 48 pasajeros del autobús inmovilizado, visiblemente nerviosos, y continuó el viaje hasta Barcelona.

Los autobuses están obligados a llevar dos conductores en trayectos largos, que deben descansar 45 minutos de cada 4 horas de viaje.