Pedro Sánchez, Meritxell Batet y Carmen Calvo, en el Congreso de los Diputados
Pedro Sánchez, Meritxell Batet y Carmen Calvo, en el Congreso de los Diputados - IGNACIO GIL

La repetición electoral sería el 10 de noviembre con una campaña electoral de solo ocho días

La reforma legal de 2016 reduce el tiempo para que comience la campaña de 54 a 47 días y la duración se limita a ocho días

MadridActualizado:

Ya hay fecha para la investidura. El próximo 22 de julio comenzará una sesión en la que Pedro Sánchez volverá a los fantasmas de 2016 y su investidura fallida del mes de marzo. Un día después, el martes 23, se producirá la primera votación, en la que el candidato necesita la mayoría absoluta. Y 48 horas después la segunda sesión, en la que el candidato necesita más votos a favor que en contra.

En este momento las expectativas de sacarla adelante no son altas. Y la posibilidad de una repetición electoral ha entrado ya en el panorama político como elemento de presión en la negociación, pero también como posibilidad real.

Es esa primera votación del martes 23 la que activará los mecanismos constitucionales para enviar el país a las urnas por cuarta vez en menos de cuatro años si no se logra un acuerdo entre los partidos.

En virtud del artículo 99.5 de la Constitución, «si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del presidente del Congreso».

Un día después se disuelven las Cortes y empieza a correr el plazo de cara a unas nuevas elecciones. Pero es importante destacar que tras la modificación legal de 2016 estos tiempos son distintos a una convocatoria convencional.

La disposición adicional séptima establece que en este supuesto el periodo hacia unas nuevas elecciones sería de 47 días y no de 54. Y esto es así porque se reduce a poco más de una semana la campaña electoral: «La campaña electoral, que empezará el día trigésimo octavo posterior a la convocatoria, dura ocho días», establece la norma. Tomando como referencia esa primera votación las segundas elecciones serían el domingo 10 de noviembre.

Estaríamos ante una campaña electoral exprés que arrancaría en cuanto comience el viernes 1 de noviembre, en pleno Puente de Todos los Santos. Sería así una campaña electoral muy concentrada entre el lunes 4 de noviembre y el cierre de campaña del viernes 8 de noviembre.

Estos cálculos han pesado en la decisión de Sánchez y Batet porque, de haber comenzado la investidura el 15 de julio, las elecciones habrían coincidido con el puente.