Doña Letizia, durante la visita a un centro de acogida en Dakar el pasado diciembre
Doña Letizia, durante la visita a un centro de acogida en Dakar el pasado diciembre - EFE

La Reina dará visibilidad al drama de las niñas casadas en Dominicana

Doña Letizia visitará en Haití el «oasis» contra la pobreza de las Hermanas de San Vicente de Paul

Enviado especial a Santo DomingoActualizado:

La Reina emprenderá este fin de semana su tercer viaje de Cooperación Española, que tendrá como destino dos países que comparten una misma isla y están condenados a entenderse, después de años de desconfianzas, prejuicios y enfrentamientos: República Dominicana y Haití. Siguiendo la estela de Doña Sofía -que inspiró este tipo de viajes hace más de veinte años-, Doña Letizia visitará los proyectos financiados con la solidaridad española, pero se centrará en los destinados a mejorar la educación y apoyar la igualdad de género.

En República Dominicana (con 10,8 millones de habitantes y un PIB per cápita de 6.700 dólares), Doña Letizia visitará, entre otros proyectos, uno del Plan International, dedicado a prevenir el embarazo adolescente y los matrimonios o las uniones tempranas. Y es que en este país, el 37 por ciento de las dominicanas menores de cincuenta años se casaron o unieron a sus parejas antes de cumplir dieciocho años, y el 12,5 por ciento lo hizo antes de cumplir quince años. República Dominicana y Nicaragua son los dos países de Iberoamérica con más niñas y adolescentes casadas, y en la mayoría de los casos, las menores estaban embarazadas cuando contrajeron matrimonio con hombres habitualmente mucho mayores que ellas. Como consecuencia de la maternidad, abandonan el colegio y, sin formación, se reproduce generación tras generación el ciclo de la pobreza.

Vertedero humano

Durante su viaje por Haití (10,9 millones de habitantes y 740 dólares de PIB per cápita), Doña Letizia también conocerá el «oasis» creado por las Hermanas de San Vicente de Paul en Cité Soleil, el barrio de chabolas más pobre del país más pobre de América. En medio del descomunal vertedero en el que malviven unas 300.000 personas, sin agua ni luz y con mucha hambre y violencia, unas religiosas españolas levantaron un refugio para mujeres y niños. Allí recuperan a bebés y menores malnutridos, educan a los niños, ofrecen asistencia médica y enseñan a coser y bordar a las madres para que puedan ganarse la vida. Las monjas también levantaron un hospital, que gestiona una ONG.

Cuando Doña Sofía visitó en 2011 el reducto de las Hermanas de San Vicente de Paul en Cité Soleil, se quedó impresionada con la labor que realizaban, y eso que la madre del Rey lleva toda la vida forjándose como cooperante en los terrenos más duros. También María Teresa Fernández de la Vega quiso conocer personalmente el trabajo de estas monjas y las visitó cuando era vicepresidenta del Gobierno. Ahora será Doña Letizia quien dé visibilidad a la misión de estas religiosas para las que toda ayuda es poca. Además, la Reina visitará en República Dominicana un proyecto de distribución de agua en Monte Plata, un centro de atención integral de la discapacidad, una cooperativa y una plantación de banano ecológico, y el Centro Cultural Español.

En Haití está previsto que visite la Oficina Técnica de Cooperación, donde conocerá los principales problemas que afectan al país. Doña Letizia también asistirá a una reunión sobre la situación de la mujer en Haití, que se celebrará en el Museo Panteón Nacional, y visitará el Liceo Alexandre Petion, donde mantendrá un encuentro con 200 profesores de español.

La ruta de la esclavitud

Este será el tercer viaje de Cooperación que efectúe Doña Letizia, tras los realizados en 2015 a Honduras y El Salvador y en 2017 a Senegal. La Reina continuará ahora la ruta de la esclavitud que inició hace cinco meses en ese país africano, del que partieron a lo largo de los siglos millones de esclavos hacia el Nuevo Mundo. Doña Letizia viajará en el avión oficial de la Fuerza Aérea Española acompañada por el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe, Fernando García Casas.

En ambos países, la Reina estará acompañada en algunas visitas por las primeras damas. En Santo Domingo, su anfitriona será Cándida Montilla de Medina, una psicóloga de 56 años y madre de tres hijas, que concilia su profesión con su vida familiar y su «vocación de servicio social» a través de distintas organizaciones, especialmente vinculadas a la Iglesia católica.

Y en Haití la acompañará Martine Moïse, de 43 años y madre de tres hijos, dedicada también a labores solidarias. Moïse está impulsando un proyecto para dotar de tarjeta de identidad a los niños haitianos, con el fin de que puedan integrarse en los programas sociales. Otra batalla de Martine es reducir la brecha salarial entre hombres y mujeres en Haití.

Tanto el presidente de República Dominicana, Danilo Medina, como el de Haití, Jovenel Moses, ofrecerán un almuerzo en sus respectivos palacios presidenciales en honor a Doña Letizia.