Jorge Buxadé, eurodiputado de Vox
Jorge Buxadé, eurodiputado de Vox - Ernesto Agudo

Vox recuerda a los eurodiputados que Puigdemont y Comín tienen «causas penales abiertas»

Buxadé: «Han podido acudir al Parlamento a acatar la Constitución y tomar posesión de sus actas; y no lo han hecho»

MadridActualizado:

Jorge Buxadé, europdiputado de Vox ha tildado de «antidemocrática» la manifestación independentista ante el Parlamento Europeo para reclamar que Puigdemont, Junqueras y Comín sean reconocidos como eurodiputados. El diputado de la Eurocámara ha enviado una carta al resto de sus compañeros europeos recordando la situación en la que los políticos independentistas están envueltos.

En el texto, Buxadé, recuerda que Puigdemont y Comín no han respetado «la legalidad constitucional española», y añade que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea así lo ha reconocido. El eurodiputado conservador ha enviado esta carta «en aras a defender el Estado de Derecho y la dignidad de nuestro sistema judicial».

«Ambos han podido y debido ejercer su derecho y su obligación de acudir al Parlamento español a acatar la Constitución y tomar posesión de su acta de diputado; y no lo han hecho, pues ambos son prófugos de la Justicia», así continuaba la carta de Buxadé recordando a la Eurocámara por qué ambos políticos catalanes no tienen su acto de diputado.

El eurodiputado de la formación de Abascal ha repasado los delitos por los que los dos políticos catalanes están buscados por la justicia española: «Ambos tienen causas penales abiertas por graves delitos cometidos en España contra el orden constitucional y que con sus actuaciones rebeldes al cumplimiento de la norma y las decisiones de los tribunales españoles pusieron en serio riesgo la convivencia civil y los derechos civiles de los españoles».

Buxadé termina su carta mencionando que «uno de los principios constitutivos de la Unión es el respeto al Estado de Derecho y la convicción moral de que son la ley y el sistema judicial la garantía última de los derechos civiles». El eurodiputado de Vox interpreta que «no es legítimo a ningún ciudadano europeo imponer su personal voluntad sobre las normas parlamentarias y la ley aprobada por el pueblo español soberano».