La RAE reconoce un error en su diccionario al definir «nacionalidad»

Ha provocado un chaparrón de críticas nacionalistas por apreciar una intencionalidad política en la supresión de una de las acepciones: «condición y carácter peculiar de los pueblos y habitantes de una nación»

EFE | MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Real Academia de la Lengua Española ha reconocido un error en la definición de "nacionalidad" que aparece en el diccionario de su página web, lo que ha provocado las críticas nacionalistas por apreciar una intencionalidad política, y ha asegurado que lo corregirá en breve.

De acuerdo con la actual edición del Diccionario de la Lengua Española, como primera definición de "nacionalidad" figura "condición y carácter peculiar de los pueblos y habitantes de una nación", acepción que se suprime en el avance de la vigésimo tercera edición, aún no impresa pero que sí aparece en la página web de la RAE.

Además, en la edición aún vigente se dice que "nacionalidad" es también el "Estado propio de la persona nacida o naturalizada en una nación"; "Comunidad Autónoma a la que, en su Estatuto, se le reconoce una especial identidad histórica y cultural"; y "denominación oficial de algunas comunidades autónomas".

Las tres definiciones

En la enmienda ya no figura la primera acepción, y de las tres que se pueden leer, la primera es "condición de pertenencia a un Estado por razón de nacimiento o naturalización". La segunda dice que se trata del "vínculo jurídico de una persona con un Estado, que le atribuye la condición de ciudadano de ese Estado en función del lugar en que ha nacido, de la nacionalidad de sus padres o del hecho de habérsele concedido la naturalización". Y la última es "Comunidad Autónoma a la que, en su Estatuto, se le reconoce una especial identidad histórica y cultural".

El PNV ve una clara «intencionalidad política»

El portavoz de Educación y Cultura del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha lamentado lo que para él es una "intencionalidad política" por parte de la Academia, la cual, a su juicio, debería permanecer "absolutamente inmune" a cualquier presión política. Según el diputado, "todo el mundo sabe" que Nación y Estado "no es lo mismo" y hay "muchísimos" ejemplos en el ámbito internacional que lo corroboran. Tampoco ERC está conforme con el cambio, y para su portavoz parlamentario, Joan Ridao, la institución lingüística quiere eliminar así cualquier vestigio de "concomitancia" entre nación y nacionalidad.

Ha explicado que el vocablo "nacionalidad" surge como un "híbrido" en la Constitución para no impedir su aprobación y en términos políticos expresa la idea de que existen naciones, que "no son políticas porque no disponen de Estado", pero que lo son por razones históricas, lingüísticas y culturales y manifiestan su voluntad de "afirmarse y autogobernarse".

Algunos acusan a la RAE de «tomar partido» por el «Estatut»

Igualmente contraria ha sido la opinión del portavoz adjunto en el Senado de la Entesa Catalana de Progrés, Carles Bonet, quien ha dicho que la RAE vuelve a "inmiscuirse" en debates constitucionales, como, según el senador, ya hizo al intentar que en la Constitución se definiera al castellano como español y no como una de las lenguas españolas.

Ahora, ha señalado, parece que la Real Academia "toma partido" y quiera ayudar a los que se oponen a que en el preámbulo del Estatuto catalán, pendiente desde hace casi cuatro años de la sentencia del Tribunal Constitucional, se hable de "nación catalana".

La presidenta del PP catalán y senadora, Alicia Sánchez Camacho, tampoco se ha mostrado favorable a la modificación que figura en la web y cree que se debería mantener la primera definición que se puede leer en la edición actual.

Gaspar Llamazares, representante de IU, ha afirmado que la nueva interpretación "niega" el hecho plurinacional del Estado y ha asegurado, al igual que Bonet, que este cambio tiene que ver con la polémica en torno al preámbulo del Estatut.

Guerra: acorde con el siglo XXI

Sin embargo, el diputado más veterano de la Cámara Baja, Alfonso Guerra, del PSOE, ha defendido que la enmienda es "más práctica" y acorde con el siglo XXI y no aprecia, en absoluto, que haya intencionalidad política. Y si alguien la ve, ha señalado, "será porque quiere buscar dieciocho pies al gato".

Advertida por Efe de las críticas que esta enmienda estaba suscitando entre muchas de las fuerzas políticas, la RAE, a través de un portavoz, ha asegurado que se trata de un fallo que quedará corregido en la web antes del verano y que la próxima edición impresa mantendrá como primera definición la que figura en la actual.