ETA reaparece con un atentado en Orio contra empresas del AVE vasco

Actualizado:

ALBERTO LARDIÉS

PAMPLONA. Tras el duro varapalo que sufrió con la desarticulación del «complejo Vizcaya» y la detención de uno de sus cabecillas en Francia, ETA reapareció el fin de semana con un atentado contra varias empresas que trabajan en la construcción del Tren de Alta Velocidad (TAV) en el País Vasco. Los terroristas reventaron varias casetas de las obras de la autopista A-8 en Orio, pero el objetivo de su acción criminal no es la carretera donde se produjo el ataque, sino las empresas Acciona y Fonorte, que son algunas de las que tienen adjudicada la construcción de varios tramos de la infraestructura, también conocida como el AVE vasco. La bomba, que tenía unos cinco kilos de explosivo, constata que quedan elementos etarras organizados en el País Vasco.

El atentado, que ocasionó daños en seis casetas y cuatro vehículos de ambas empresas, se produjo durante el fin de semana, pero no se conoció hasta ayer por la mañana, cuando los trabajadores del lugar se dieron cuenta de lo sucedido y avisaron a la Ertzaintza, informa Ep. Esta es la «respuesta» de los terroristas tras las detenciones de la pasada semana, que sin duda han mermado considerablemente la capacidad operativa de la banda asesina, puesto que la gran mayoría de los últimos y más graves atentados etarras fueron obra del «Vizcaya», cuyos miembros están entre rejas gracias a la excelente labor de las Fuerzas de Seguridad. Labor que ha servido para evitar los siniestros planes de los integrantes del «comando Vizcaya», que, entre otras cosas, tenían planeado matar al senador del PP Ramón Rabanera, secuestrar y asesinar al edil socialista Benjamín Atutxa y reventar con una bomba un furgón de la Ertzaintza en las fiestas de Algorta (Guecho).

Artefacto utilizado

Respecto al atentado contra el TAV, las empresas atacadas, Acciona y Fonorte, están realizando la ampliación a tres carriles de la autopista A-8 en el tramo guipuzcoano entre Aritzeta y Orio, que incluye un semienlace a la localidad costera. Además, la Ertzaintza precisó que por sus características, la acción se atribuye a ETA, pese a que se está investigando el artefacto utilizado.

Como ya informó ABC en octubre de 2007, ETA puso en su punto de mira el TAV para recabar apoyos entre los ecologistas y mantener esa fachada según la cual los asesinos etarras se preocupan por el medio ambiente. Y es que este tipo de atentados no son nuevos en la banda terrorista, puesto que existen los precedentes de la central nuclear de Lemóniz, la autovía de Leizarán -que une Pamplona con San Sebastián- o el pantano de Itoiz. Siempre con sus métodos mafiosos, los etarras intentaron -en el caso de Lemóniz lo consiguieron- parar obras o infraestructuras con argumentos de tintes ecologistas.

Campaña de «Thierry»

El del pasado fin de semana es sólo uno más en la cascada de atentados contra el AVE vasco. Una «campaña» que ordenó Francisco Javier López Peña, «Thierry», tras la ruptura de la tregua, y que va de la mano de la presión que ejerce sobre las infraestructuras la mal llamada izquierda abertzale. A finales del pasado año se produjeron ataques de terrorismo callejero contra varias empresas. Además, los Ayuntamientos de ANV se niegan a firmar contratos con el objeto de retrasar las obras, cuando no convocan un referéndum ilegal al respecto -como pasó en Elorrio y Anoeta-. El pasado 12 de mayo ETA atacó con bombas varias excavadoras de las empresas adjudicatarias en Hernani. Antes, en noviembre de 2007, se produjo la primera fuga de una empresa por miedo a ser atacada. No por casualidad, el País Vasco y buena parte de Navarra están inundados de pintadas contra el TAV.