Rato y Arenas acusan a Zapatero de abrir una etapa de «vaciedad» en el PSOE

El vicepresidente segundo del Gobierno, Rodrigo Rato, y el secretario general del PP, Javier Arenas, aprovecharon ayer su intervención ante el pleno del XI Congreso de Nuevas Generaciones para criticar la, a su juicio, «vaciedad» e «irresponsabilidad» del primer partido de la oposición y de su líder, José Luis Rodríguez Zapatero.

MADRID. Cristina de la Hoz
Actualizado:

Rato y Arenas llegaron con toda su artillería preparada contra el PSOE, que se convirtió en el protagonista involuntario del congreso de las juventudes populares. Dentro de la llamada «campaña informativa» que Gobierno y PP han desatado contra los socialistas, Rato destacó que a la vida política española «le sobran cáscaras vacías, siglas que no tienen nada debajo, líderes que no pueden proponer una sola alternativa y propuestas que no resisten más de un mes». Agregó con el mismo tono que «es cierto que nuestros adversarios no nos plantean un debate agrio o insultante porque no nos plantean ningún debate».

En opinión del vicepresidente segundo, los socialistas se aprovechan de que la confrontación política no se desarrolla en términos tan duros como en otros tiempos «para enmascarar su vaciedad bajo una pretendida convergencia», calificativo que volvió a utilizar cuando dijo que los programas electorales socialistas eran «sinónimo de vaciedad» y que se repitieron desde 1982 hasta 1996 porque nunca se cumplían.

Por contra, aseguró que el Gobierno y el PP ofrece «cambios y realidad» frente a «etiquetas y pretensiones de banderías» y se atribuyó para el PP el discurso del progresismo por entender que progreso es cambiar la sociedad.

«TRASNOCHADOS»

Arenas, que le precedió en el uso de la palabra, no se quedó atrás. Comenzó diciendo que aquellos que hace veinte años se creían la vanguardia «se han quedado trasnochados» y, como Rato, usó el discurso del progresismo para afirmar que el «socialismo real no está en el debate cuando se persigue una sociedad más justa. Nosotros somos los progresistas frente al falso progresismo de algunos».

Declaró que Zapatero «está nervioso» como si las elecciones estuvieran próximas y agregó que aquellos que pronostican un cambio de ciclo político «están equivocados porque tenemos fuelle para que en los próximos 10 años haya un gobierno del PP».

«Cada día creo menos en la nueva etapa del PSOE», sentenció Arenas para agregar que «cambio tranquilo» fue el que se produjo en el 96 «y otra cosa es el vacío, la ausencia de ideas y de proyecto, la pura política de imagen y de foto».

Tras asegurar que los socialistas «no nos van a confundir» cuando proclaman que bajar los impuestos es política de izquierdas, alegó que la oposición «está empeñada en hacer ruido» y no en proponer políticas serias a cuestiones como el submarino Tireless, el «síndrome de los Balcanes», la crisis de las «vacas locas» o el indulto a Gómez de Liaño. «En ruido les daría entre un 7 y un 8, en presentar alternativas entre un 1 y un 2» manifestó calificando la labor de la oposición. En definitiva, se trata para Arenas de un «ejercicio de oposición irresponsable con la que no se va a ninguna parte».

Aunque tanto Rato como Arenas centraron sus intervenciones en arremeter contra el PSOE, no olvidaron hacer una referencia a la situación del País Vasco y del terrorismo, aunque, curiosamente, no hicieron mención explícita ni a las siglas peneuvistas ni al lendakari, Juan José Ibarretxe. Ambos rindieron homenaje a los concejales del País Vasco puesto que son mayoritariamente militantes de Nuevas Generaciones y les alentaron a seguir luchando por a libertad.

El vicepresidente segundo afirmó que ha sido el PP el que «ha puesto delante la foto de lo que está ocurriendo» acabando con el mito de que sólo había solución su se contaba con los nacionalistas y que había que aceptar, como algo inevitable, que sectores de la población perdieran la libertad y otros la vida.

«SOSTÉN DEL PP»

Arenas destacó que Nuevas Generaciones del País vasco han sido «el sostén de toda nuestra organización» y que no se puede aceptar «que los jóvenes que usan el terrorismo se arroguen ni un segundo la representación de la democracia, que está aquí, además de en las Juventudes Socialistas y otras organizaciones que se comprometen con la libertad».

Hoy intervienen ante el pleno del congreso de Nuevas Generaciones, que se celebra en el Palacio Municipal de Congresos del Campo de las Naciones de Madrid, el vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, y presidente del PP del País Vasco, Carlos Iturgaiz.