Rajoy y Rivera, durante una reunión que mantuvieron en el verano de 2016
Rajoy y Rivera, durante una reunión que mantuvieron en el verano de 2016 - JAIME GARCÍA

Rajoy y Rivera preparan su acuerdo para el techo de gasto

El líder de Ciudadanos pide a cambio que en 2018 se acometa una bajada del IRPF

MadridActualizado:

El mismo día en que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias daban solemnidad al nuevo rumbo de sus relaciones en una dirección común, Albert Rivera y Mariano Rajoy confirmaban de forma más discreta la estabilidad de unas relaciones no exentas de convulsiones.

El presidente de Ciudadanos acudió al Palacio de la Moncloa para celebrar un almuerzo de trabajo con el presidente del Gobierno apenas 24 horas antes de la reunión que mantendrá esta tarde en el Congreso de los Diputados con el secretario general del PSOE. Todo un mensaje político con el que Rivera quiere remarcar que está dispuesto a llegar a acuerdos con los socialistas, incluso con Podemos, pero que no va a participar en una estrategia para aislar al PP.

Las partidas que Ciudadanos va arrancando poco a poco al Gobierno en virtud de su acuerdo de investidura conforman la columna vertebral de la estrategia de Rivera como reflejo de su «política útil» en contraposición con la incapacidad de la izquierda para lograr mejoras concretas. Y no va a renunciar a ellas por participar en una suma que le alinea con Podemos.

En la reunión que mantendrá hoy con Sánchez le pedirá apoyos para reformar la ley electoral o suprimir los aforamientos. Ahí Rivera sí ve posibilidad de acuerdo con Sánchez, pero no en materia económica.

«Bajada de impuestos»

Pero Rivera no renuncia a su hoja de ruta con el Gobierno. En el almuerzo con el presidente del Ejecutivo, Ciudadanos confirmó la disposición de su partido para negociar la senda de déficit y el techo de gasto como preparación para los Presupuestos de 2018. Ya han existido los primeros contactos entre los equipos económicos. El líder de Ciudadanos necesita obtener réditos a cambio de su apoyo y ya tiene claro qué pedirá: una bajada del IRPF en 2018. «Si Rajoy y Montoro quieren que Ciudadanos apoye la senda de déficit tendrán que aceptar una bajada de impuestos».

Ambos manifestaron tener una relación «fluida y permanente» sobre el desafío independentista

Desde el Gobierno la respuesta fue inmediata: «También queremos bajar los impuestos, pero primero hay que reducir el déficit y cumplir los compromisos. Se hará en cuanto se pueda». Pero en Ciudadanos rechazan posponer esa reducción a 2019 porque lo consideran una baza electoral del PP. Cree Rivera que con los datos de crecimiento de la economía española no hay justificación para no hacerlo.

El almuerzo de Rajoy y Rivera no se improvisó, sino que estaba cerrado desde hacía días, según fuentes de Moncloa. El almuerzo transcurrió en un clima cordial, y desde el Gobierno se quitó hierro a los choques parlamentarios, el último ayer mismo por la tarde, cuando Ciudadanos se unió a la reprobación del ministro de Hacienda: «Solo es ruido, nosotros respetamos las estrategias parlamentarias. Lo importante es estar de acuerdo en los Presupuestos», advierten en el entorno de Rajoy.

El Gobierno sigue considerando al partido de Rivera su socio «prioritario», y cuentan con él para mantener la estabilidad en la legislatura. En el almuerzo no solo hablaron de los Presupuestos de 2018 y de la posibilidad cierta de revisar al alza la previsión de crecimiento. Rajoy también compartió con Rivera las conclusiones del último Consejo Europeo y el inicio de las negociaciones sobre el Brexit.

El tercer asunto que trataron fue la situación en Cataluña. La información es «fluida y permanente» y el Gobierno sabe que cuenta con Ciudadanos para frenar el desafío independentista

Ábalos advierte a los barones

En la negociación del techo de gasto el PSOE no renuncia a jugar un papel. De hecho, fue este el único punto en el que Pedro Sánchez no se comprometió a alcanzar una postura consensuada con Podemos. El secretario de Organización, José Luis Ábalos, todavía no tienen información sobre el techo de gasto que propondrá el Gobierno. Aplazó hasta entonces una posición que «establecerá la comisión ejecutiva». Aunque ya anticipó que la política económica y presupuestaria del Gobierno del PP «no nos gusta».

Ante la constatación de que el Gobierno buscará pactar con los presidentes autonómicos, Ábalos advirtió a los barones socialistas que el PSOE «no es una confederación de partidos independientes» y que el sentido del voto lo decidirá la Ejecutiva.