El archiduque Carlos de Habsburgo, el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy y el exministro Íñigo Méndez de Vigo, ayer en Madrid
El archiduque Carlos de Habsburgo, el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy y el exministro Íñigo Méndez de Vigo, ayer en Madrid - Jaime García

Rajoy reaparece en el aniversario del 155 rodeado de su equipo

El expresidente del Gobierno acudió a la entrega de un premio a Méndez de Vigo

MadridActualizado:

Cuando Mariano Rajoy abandonó la presidencia del Gobierno obligado por la moción de censura decidió que mantendría un perfil bajo lejos de la política. Sobran dedos de una mano para enumerar los actos públicos a los que ha asistado desde que se fue del congreso popular entre aplausos, pero ayer el expresidente quiso hacer una excepción.

Muy cerca de la Cámara Baja de la que se despidió hace poco más de cuatro meses, Rajoy reapareció en un acto en Madriden el que el exministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, recibió el Premio Otto de Habsburgo. El XV galardón que la Unión Paneuropea de España entrega a personalidades que han promovido los valores europeos en el ámbito nacional.

El encuentro resultó ayer el doble de especial para Rajoy. Sirvió para reunir a los miembros más cercanos de su Gabinete, curiosamente, un año después de que su Ejecutivo aplicara el artículo 155 de la Constitución y frenase el golpe de Estado soberanista. Allí estuvieron presentes su mano derecha y exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y su exministra de Empleo, Fátima Báñez.

A la entrega también asistió la familia del premiado, así como el archiduque Carlos de Habsburgo-Lorena y la archiduquesa Mónika de Habsburgo-Lorena -hijos del propio Otto de Habsburgo-, anteriores galardonados como el político José María Gil-Robles y miembros de la junta directiva de Paneuropa España.

Durante su discurso, emotivo y cercano, Rajoy aseguró que Méndez de Vigo es un «europeísta que ha dedicado buena parte de su vida a defender la idea de una Europa unida». El político gallego puso el acento en la extensa labor que Méndez de Vigo realizó en el Parlamento Europeo durante cinco legislaturas -desde 1992 a 2012- como miembro del Grupo Popular Europeo, donde resaltó que trabajó con «pasión y convicción» por el proyecto de Europa.

Los retos de Europa

Tampoco obvió Rajoy el trabajo que ejerció el exministro cuando le nombró secretario de Estado para la Unión Europea. «Ha sido mucho», insistió, «lo que aportó Íñigo Méndez de Vigo desde sus responsabilidades como dirigente político». Por otro lado, el expresidente utilizó su alegato para apuntar hacia los retos que ahora tiene Europa: la inmigración, la lucha contra el terrorismo, el mantenimiento del Estado de bienestar y la política de defensa.

Rajoy, además, advirtió de que hay que esforzarse para «sortear a los demagogos, populistas y extremistas de todo orden que circulan por el territorio europeo», aunque reconoció que «pese a las dificultades Europa es hoy, como siempre, la mejor región del mundo en términos de democracia, progreso y respeto a los derechos humanos».

Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría se saludan ayer al llegar a la entrega del premio
Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría se saludan ayer al llegar a la entrega del premio - Jaime García

Por su parte, el archiduque de Habsburgo le agradeció al preamiado sus trabajos y explicó que a su padre sólo le gustaban las entregas de premios para «aquellos que eran apasionados y dedicados a la política como él». Y añadió con orgullo: «Íñigo, tú representas eso que él admiraba. No eres solo un político español al uso, sino que eres un político europeo».

El presidente del Comité español de la organización, el periodista Ramón Pérez-Maura, explicó que desde 2011 es Méndez de Vigo quien pronunciaba el discurso, pero para esta ocasión era Mariano Rajoy la mejor alternativa. Además, Pérez-Maura aseguró que el exministro «debía de haber ganado este premio hace muchos años», pero las circunstancias -asumió la presidencia de la organización y luego Rajoy se lo llevó al Gobierno- no lo permitieron.

Agradecido al PP

El galardonado manifestó su absoluto agradecimiento al Partido Popular, al que entró hace 30 años mediante el Parlamento Europeo. Y, asimismo, le reveló al archiduque que en aquel tiempo en Bruselas aprendió mucho de su padre, Otto de Habsburso, por lo que -dijo- «recibir el premio con su nombre es más que un orgullo».

Antes de cerrar el encuentro, Méndez de Vigo, sujetando la bandeja de plata que ahora simboliza su carrera dedicada a defender los valores europeos, destacó que «la vida de uno se define en los amigos que hace». Y mirando a Rajoy y al equipo que bloqueó el intento secesionista zanjó: «Ha sido el honor de mi vida formar parte de tu Gobierno Mariano». Y todos aplaudieron.