Rajoy presentará en septiembre un plan contra la inseguridad ciudadana

MADRID. AGENCIAS
Actualizado:

El vicepresidente primero del Gobierno, ministro de la Presidencia y Portavoz, Mariano Rajoy, ha anunciado, en una entrevista concedida a Europa Press, que el Gobierno presentará en septiembre un plan contra la inseguridad ciudadana que incluirá más medios materiales y un paquete de reformas legales. Entre estas últimas, también se retocará la de Extranjería para mejorar la expulsión de los extranjeros que cometan delitos. 

Rajoy, quien dejó claro que esta será una de las cuestiones que "abra la agenda del Gobierno después del verano", recordó que lo relacionado con la inseguridad es uno de los temas más importantes que planteó el presidente del Gobierno, José María Aznar, durante su discurso en el Debate del estado de la Nación. 

El vicepresidente reconoció que "se ha producido un incremento" de la inseguridad ciudadana, al igual que ha ocurrido en todos los paises europeos, aunque matizó que España es de los que menos delincuencia registran en la Unión Europea. Según precisó, ocupa el puesto número once entre los 15 paises de la UE. 

Sobre este asunto explicó que, precisamente ha sido el "eje de debates en elecciones" que se han producido recientemente en Europa, 

como Francia, Dinamarca y Holanda, "con algunos resultados electorales y el surgimiento de fuerzas no democráticas que son sin duda preocupantes".

Seguridad, objetivo básico del presupuesto de 2003

A todo ello se sumará un paquete de reformas legales, con cambios en el Código Penal, en la Ley de Enjuiciamiento Criminal y en "algunas otras leyes". Además, precisó que el Ejecutivo "pretende darle un retoque a la Ley de Extranjería". 

Sobre esta última, Mariano Rajoy dejó claro que la intención es incidir "en un aspecto muy concreto" de la misma. Se trata, dijo, de hacer un esfuerzo para "mejorar los procedimientos de expulsión de aquellos ciudadanos extranjeros que hayan delinquido". "Ese, puntualizó, va a a ser el asunto más importante en el que trabajemos en el corto plazo". 

También recordó que están previstas las reformas de la Ley de Inmigración para incluir las "sucesivas directivas que se vayan aprobando en la Unión". El vicepresidente defendió la necesidad de hacer una "política común de inmigración de toda la UE, que se base en el trato justo a los nacionales y a terceros paises, que se base en la integración social de las personas que vienen de fuera y en la lucha contra contra la inmigración ilegal". 

En cualquier caso, Rajoy matizó que "sería un disparate" reducir el tema de la inmigración a los extranjeros que delinquen. "La inmigración, prosiguió, tiene unos aspectos muy beneficiosos" y citó el hecho de que permite que personas que no pueden vivir dignamente en su país lo hagan aquí, que haya 700.000 extranjeros que están trabajando en España, cotizan a la Seguridad Social y contribuyen al crecimiento económico y pueden vivir con dignidad.

El vicepresidente del Gobierno considera que hay opciones de acuerdos con el PSOE en estas materias. Sin embargo, matizó que "todo depende de la voluntad que tenga el PSOE para llegar a entendimientos".