Rajoy con Ashcroft, durante su encuentro de ayer en Washington. Efe

Rajoy pide a Cheney más ayuda tecnológica para luchar contra ETA

Mariano Rajoy, ministro del Interior y vicepresidente primero, trasladó ayer a la cúpula del Gobierno de EE.UU. una petición formal de mayor ayuda tecnológica para luchar contra ETA. Según medios diplomáticos, España está interesada en la cooperación que puedan prestar la National Security Agency (NSA) para interceptar comunicaciones terroristas.

WASHINGTON. Pedro Rodríguez, corresponsal
Actualizado:

La calle de la cooperación anti-terrorista es de doble dirección. El ministro Rajoy reiteró ayer en Washington a la cúpula del Gobierno norteamericano la disposición de España para cooperar tanto en el frente policial como militar en la ofensiva antiterrorista internacional orquestada por Estados Unidos desde el 11 de septiembre. Pero partiendo del principio de que todos los terroristas son iguales, Rajoy también ha aprovechado la ocasión para solicitar formalmente una mayor cooperación de la Administración Bush en cuestiones tecnológicas para la lucha contra ETA.

En Washington ha trascendido que el Gobierno español está especialmente interesado en contar con la ayuda de la National Security Agency (NSA), organización creada en 1952 y considerada como el epicentro de las actividades de espionaje electrónico de Estados Unidos. La NSA dispone de amplios recursos en materia satélites, comunicaciones y procesamiento de datos, además de ser uno de los mayores centros de análisis de lenguas extranjeras e investigación del gobierno norteamericano. Supuestamente, la NSA es el organismo público de Estados Unidos con mayor número de matemáticos en su nómina para descifrar y formular códigos secretos.

Según el propio ministro Rajoy, «en materia de lucha antiterrorista necesitamos más medios técnicos y nuevos avances tecnológicos». Mensaje trasladado personalmente en sucesivas entrevistas ayer en Washington con el vicepresidente de Estados Unidos, Richard Cheney, el fiscal general, John Ashcroft, y el director del FBI, Robert Muller. Según el ministro español, al igual que existen indicios de contactos entre ETA y Osama Bin Laden y abundante evidencia sobre una «internacional del terror», las democracias tienen la obligación de ayudarse entre sí.

En este sentido, las autoridades de Estados Unidos estarían especialmente complacidas con la ayuda antiterrorista recibida por parte del Gobierno español. Sobre la desarticulación de la célula de Al Qaida en España, el ministro reiteró, de una forma u otra, evitó nuevos atentados y peligros y confirmódo que Estados Unidos no ha solicitado por el momento la extradición de ninguno de estos detenidos, al quedar líneas de investigación pendientes.

Sobre la psicosis de bioterrorismo, el ministro Rajoy ha insistido en que por el momento no se puede hablar seriamente de una vinculación entre los focos de carbunco (ántrax) con los ataques del 11-S y afirmó que los cuerpos y fuerzas de seguridad en España han puesto todos los medios contra este tipo de amenaza.

LLAMADA DE BUSH

Previamente, el portavoz de la Casa Blanca informó que el presidente Bush había telefoneado a José María Aznar, con quien mantuvo una conversación de quince minutos en la que le informó del panorama militar y político en torno a Afganistán. La de ayer fue la segunda llamada de Bush a Aznar desde el 11-S.