Cristina Cifuentes, Mariano Rajoy y Mª Dolores de Cospedal en el Congreso del PP de Madrid
Cristina Cifuentes, Mariano Rajoy y Mª Dolores de Cospedal en el Congreso del PP de Madrid - ÓSCAR DEL POZO

Rajoy lanza a Cifuentes hacia la refundación del PP de Madrid

Génova pide unidad para la reconquista electoral en 2019 con un proyecto renovado tras 12 años de «aguirrismo»

Actualizado:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, bendijo ayer con su presencia en el XVI Congreso del PP de Madrid el traspaso del poder orgánico a Cristina Cifuentes tras doce años de «aguirrismo», en el que el partido lo ganó todo en la Comunidad, pero que acabó en el diván por los muchos casos de corrupción interna, aún por resolverse en los tribunales. Cifuentes, que será proclamada hoy nueva presidenta regional, lidera desde hace un año el objetivo de reanimar al PP y recuperar en las urnas de 2019 el poderío electoral de antaño. Asume el relevo de Esperanza Aguirre, despedida ayer con grandes honores y lágrimas. Fue el reconocimiento a su carisma político. Y también a sus años de referente gestión en la Comunidad de Madrid.

A quien ha sido una de sus voces críticas en Génova, amagando incluso con disputarle el trono en el congreso nacional de Valencia de 2008, Rajoy le dio las «gracias» por su plena dedicación a la vida pública. El suyo fue un adiós contenido. «Has dedicado una parte muy importante de nuestras vidas, como me sucede a mí. Pero creo que podemos estar satisfechos de lo hecho y de lo que vamos a hacer en el futuro, que de eso se trata», señaló.

El presidente cerró así una página que se empezó a escribir hace un año. Aguirre dimitió en febrero de 2016 tras producirse el registro de la sede del PP de Madrid por sospechas de financiación ilegal que aún hoy llenan las portadas. Y por la responsabilidad asumida de no haber vigilado a personas como su secretario general, Francisco Granados, en la cárcel.

«Mucha suerte, Cristina»

Rajoy deseó «suerte» a Cifuentes en esta nueva etapa del PP de Madrid y, consciente de las tensiones generadas en los últimos tiempos, reclamó a los militantes «unidad bajo su liderazgo». «Te deseo mucha suerte, Cristina, y os pido a todos unidad bajo su liderazgo porque es lo justo y lo que todos habéis elegido libre y voluntariamente», dijo ante unas tres mil personas que, por primera vez, participaron en un congreso asambleario en la región.

El presidente del Gobierno, diputado número uno por Madrid en el Congreso, sacó pecho de una formación que, pese a la pérdida de apoyo electoral, y del gobierno de la capital, lleva dos décadas ganándolo todo en las urnas, también en las generales y europeas. «Es un partido que lleva más de veinte años ganando el cien por cien de las convocatorias electorales que se han celebrado aquí», resaltó, lanzando a los suyos a la remontada. En mayo de 2015 se quedaron sin gobernar el Ayuntamiento de la capital y estuvieron a un escaño de perder el Gobierno regional en favor de la izquierda.

Cifuentes se convertirá hoy oficialmente en la nueva gran «baronesa» regional del partido, respaldada ayer por Rajoy y también por la secretaria general, Dolores de Cospedal. Hoy lo harán el coordinador de Génova, Fernando Martínez-Maillo, y el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, además de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, los barones Alberto Núñez Feijóo, Juan Vicente Herrera y José Antonio Monago, y el presidente del Senado Pío García-Escudero. Toda una exhibición de fuerzas de Cifuentes, considerada por muchos el «verso libre» del PP y que ha sabido enarbolar la bandera de la «regeneración» política. Una de sus batallas ha sido la implantación de primarias en el partido, que ha logrado a medias. Unos 10.000 militantes han participado en este congreso. El próximo reto que se ha fijado es la «depuración» del censo, que supuestamente lo integran 90.000 afiliados.

Cifuentes materializará la renovación del partido con el nombramiento de su nuevo equipo, que desvelará hoy. La presidenta nombrará a una persona de su máxima confianza para que dedique el máximo esfuerzo a revitalizar el partido en toda la región. Las quinielas apuntan hacia Rosalía Gonzalo López, actual secretaria primera de la Mesa de la Asamblea y su mano derecha en la etapa como delegada del Gobierno, que además supondría una rompedora imagen para el partido conservador:_dos mujeres ocuparían los dos puestos de máxima responsabilidad. Será el último acto de un congreso tranquilo en las formas, pero en el que se ha fraguado un completo cambio de ciclo.

Más allá de las claves orgánicas, el presidente del Gobierno aprovechó su intervención para lanzar un mensaje a su «socio prioritario» tras haberle abandonado en la votación del jueves en el Parlamento, que bloqueó el decreto de regulación de la estiba. Rajoy evitó hacer «reproches» directos, pero afeó la conducta a Ciudadanos. Disgustado porque Albert Rivera traicionó su palabra de su apoyo, el presidente aseguró que la «responsabilidad» de dañar la imagen de España por incumplir las sentencias de la Justicia europea es compartida.

«Rompe las reglas del juego»

«El Parlamento de un gran país de la Unión Europea, como es el nuestro, no puede decir por mayoría que no quiere cumplir una sentencia de los tribunales europeos. Ese no es un problema del Gobierno, ese es un problema de España», aseguró Rajoy, que advirtió de que el rechazo de la Cámara esta semana «rompe las reglas del juego» en Europa y eso afecta al «prestigio» y al «crédito» de España.