Rajoy advierte de que «quieren liquidar la Constitución y sacar a Cataluña de Europa en solo un día»

El presidente compara las consecuencias del Brexit con las de una declaración de independencia

SitgesActualizado:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha viajado este sábado a Cataluña, en concreto a la localidad de Sitges, para clausurar la 33 Reunión del Círculo de Economía, solo unos días después del cruce de cartas que ha tenido con Carles Puigdemont, y que ha dejado de manifiesto el rechazo frontal del Ejecutivo a negociar un referéndum de independencia. Rajoy ha alertado que los independentistas quieren liquidar la Constitución y la unidad de España, y sacar a Cataluña de Europa «en solo un día», y ha admitido que se necesita una «solución política», pero está en manos del Congreso.

Sobre la situación en Cataluña, Rajoy ha señalado: «Una cosa es lo que cada uno pensemos, y otra diferente es lo que tenemos que hacer. Yo me siento español. Yo estoy con lo que dice la Constitución de 1978, con la unidad nacional, la soberanía nacional, que significa que todos los españoles tenemos derecho a opinar sobre el futuro del país Eso es así en todas las constituciones del mundo, salvo la antigua Unión Soviética, la antigua Yugoslavia y Etiopía».

El presidente del Gobierno ha advertido sobre lo que pretenden los independentistas: «Las pretensiones de independencia es lo peor que nos puede pasar, rompe con siglos de historia juntos. Liquida los lazos de todo tipo que nos unen, los primeros, los afectivos, familiares. Vamos a dejar de compartir todo lo que compartimos, van a obligar a los catalanes a que elijan si son catalanes o españoles o europeos».

Rajoy ha dejado claro que Cataluña se iría de Europa si fuera independiente y lo comparó con las consecuencias del Brexit: «Se irán de Europa, digan lo que digan. El Brexit tendrá consecuencias y malas, primero para los británicos pero hará daño al resto de Europa, y eso que se hizo por un procedimiento legal».

El presidente también ha alertado sobre las consecuencias económicas de una declaración de independencia: «Sería un trauma, y las consecuencias económicas serían terribles. Cataluña perdería el 30 por ciento del PIB, las ayudas europeas y dar la batalla por la Agencia del Medicamento, aunque ya hay algunos chasgaribeando fuera de aquí».

«Hay que intentar una solución, nuevas fórmulas, estoy de acuerdo, pero se me pide algo que no quiero hacer ni puedo. Ni quiero, ni me lo creo ni siendo presidente eso se va a producir, tengan la absoluta certeza. Yo no puedo autorizar ese referéndum. Lo podría autorizar el Parlamento, los 350 diputados, pero en este caso además necesitan un cambio en la Constitución, porque la soberanía radica en el pueblo español. El derecho de autodeterminación no existe, y el derecho a decidir es el de todos sobre el futuro del país», ha subrayado Rajoy.

«Si no lo acepto, me presentarán una ley de transitoriedad, que hemos visto publicada. Y además esa ley se pretende aprobar en un día, porque se ha reformado el Reglamento de la Cámara. En un día, alguien pretende por mayoría liquidar la Constitución, el Estatuto de Autonomía, liquidar la unidad nacional, liquidar la soberanía nacional, sacar a Cataluña de Europa, y todo eso en un día. Por sorprendente y paradójico que parezca es exactamente así. ¿Creen que esto es normal? ¿A qué niveles de radicalismo vamos a llegar? ¿Cómo se pueden poner decisiones tan importantes en manos de unos extremistas como la CUP? ¿Les parece sensato y razonable? Voy a poner todo lo que esté en mis manos para que el sentido común se imponga», ha alertado el presidente.

Rajoy ha estado de acuerdo en que hace falta una solución política: «Sí, requiere una solución política, pero este no es un tema solo del presidente del Gobierno. Será un poquito del presidente, del Gobierno, pero es un tema de los diputados y de todas aquellas personas que crean en su país».

El cambio económico

Rajoy ha destacado la «excelente salud de la sociedad civil» en Cataluña, como se ha visto en estas jornadas, y ha hecho un repaso de la situación económica de España, desde la crisis y los cinco años (2009-2013) en los que hubo crecimiento negativo, algo nunca visto en los 60 años anteriores. «La situación ha dado un giro de 180 grados. Hoy España crece y crea empleo, con un modelo más sostenible».

«Este cambio radical ha sido posible gracias al esfuerzo de muchos españoles, y gracias a una política económica distinta. Si la mantenemos, será posible seguir avanzando a la cabeza de Europa», ha subrayado. Rajoy ha explicado que hay que mantener el compromiso con la consolidación fiscal y las reformas estructurales, en el actual entorno institucional, que exige acuerdos con otras fuerzas políticas. «Si España tiene Presupuestos, eso será muy positivo, por el mensaje de estabilidad, seriedad y de país que es capaz de llegar a un entendimiento». Rajoy ha asegurado que lo que da votos es ser serios y no las jugadas a corto plazo.

Rajoy ha señalado que es positivo y optimista, porque España tiene «bases magníficas». «Si hacemos las cosas bien, si no nos equivocamos, con un mínimo de estabilidad política, esto irá bien el futuro, ha dicho.

Sociedad civil

Es la decimocuarta vez que Rajoy participa en estas jornadas del Círculo de Economía, primero como jefe de la oposición y luego como presidente del Gobierno. En esta ocasión, el Jefe del Ejecutivo llega a Sitges con los deberes hechos sobre los Presupuestos Generales del Estado de 2017, ya que el Gobierno ha alcanzado un acuerdo con el diputado de Nueva Canarias, que le permite sacar adelante las cuentas públicas.

En estas jornadas, el empresariado catalán ha exigido a la Generalitat que acate el marco legal, y que lleve su propuesta de referéndum al Congreso de los Diputados, para que se debata, como ha pedido Mariano Rajoy.

El presidente del Círculo de Economía, Juan José Brugera, ha señalado que sus preocupaciones llegan a la política, y ha expresado su temor a que el conflicto en Cataluña trunque la recuperación económica. Ha pedido diálogo y respeto al marco legal. «El conflicto catalán es de naturaleza política, y solo se solucionará desde la política». Desde el Círculo se ha animado al presidente a seguir la vía de buscar «un mejor encaje de Cataluña en España».