Mariano Rajoy , en la sesión de inauguración de la cumbre del G-20
Mariano Rajoy , en la sesión de inauguración de la cumbre del G-20 - REUTERS

Rajoy acusa al populismo de ser el peor enemigo de la economía

El presidente del Gobierno en funciones ha hecho esta advertencia durante su discurso en la cumbre del G-20 que se está celebrando en Hangzhou, China

Hangzhou Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente en funciones del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha alertado hoy en la cumbre del G20 de que los populismos son los grandes enemigos de las reformas estructurales y el progreso y, en consecuencia, del crecimiento de la economía.

Rajoy ha hecho esta advertencia en su intervención en esta cita económica internacional a la que ha sido invitado por la organización para tomar la palabra en la sesión de trabajo inicial dedicada al crecimiento económico.

En la misma semana en que Rajoy no ha consiguido ser investido de nuevo presidente y en la que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha pedido una solución a las denominadas «fuerzas del cambio», entre las que se encuentra Podemos, el presidente español ha aprovechado su disertación ante el G20 para volver a alertar de las consecuencias de los populismos.

En su reflexión, ha expuesto que un bajo crecimiento económico es la causa del auge de los populismos, pero que, paradójicamente, los populismos son los grandes enemigos de las reformas estructurales que generan crecimiento. Es decir, interpreta que suponen un daño al dificultar la puesta en marcha de reformas que garanticen la buena evolución de la economía.

«Con economías más resistentes, reformas y mejor coordinación económica, podemos dar mejor respuesta a los riesgos que amenazan el crecimiento», ha subrayado ante el resto de líderes el presidente en funciones del Gobierno español.

Y ha recalcado que España es un ejemplo de ello, porque «la puesta en marcha de una ambiciosa agenda de reformas en el sector financiero, mercado laboral y la administración, y mercados de bienes y servicios, ha permitido sacar a España de la situación extrema en que se encontraba hace cuatro años».

En concreto, ha explicado que en 2015 el país creció un 3,2 por ciento, y el dato del segundo trimestre de 2016 mantiene ese fuerte ritmo de crecimiento en términos interanuales. Además, Rajoy considera que el principal reto en la actualidad es consolidar la implantación de un modelo de crecimiento más sano y duradero, fundamentado en la competitividad.

Esto, a su juicio, exige mantener las reformas implementadas en estos últimos cuatro años para garantizar una economía flexible, competitiva y abierta, además de seguir promoviendo la innovación para mejorar el bienestar de los ciudadanos, aumentar la competitividad y generar empleo y crecimiento.

En esta primera jornada de la cumbre del G20, Rajoy ha mantenido conversaciones con otros líderes en las que ha estado presente la situación de España a falta de un Gobierno con plenas funciones.

Ha hablado con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para seguir apostando por la colaboración entre los dos países. También ha comentado la situación política española con el presidente de Francia, François Hollande; la canciller alemana, Angela Merkel; la primera ministra británica, Theresa May; y el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker. De la misma forma, ha conversado con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y con el de Argentina, Mauricio Macri.

El ministro de Economía español, Luis de Guindos, ha expuesto la repercusión económica de la falta de gobierno con plenas funciones al comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, y al titular de Finanzas alemán, Wolfgang Schaüble.

A ambos les ha explicado que la falta de gobierno hace ya prácticamente imposible que se aprueben en plazo unos nuevos presupuestos en España para el próximo año. A pesar de ello, ha garantizado que el Gobierno en funciones presentará en Bruselas en la fecha prevista, antes del 15 de octubre, un presupuesto prorrogado.