El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska
El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska - Ignacio Gil
ENTREVISTA CON EL MINISTRO DE INTERIOR

«¿Queremos ver un Libia enfrente de nosotros? Yo no»

«Una cosa es controlar los flujos y otra traspasar líneas humanitarias»

MadridActualizado:

–El cambio de discurso entre lo que sucedió con el Aquarius y ahora que no se deja zarpar a los barcos de rescate de inmigrantes es cuanto menos contradictorio...

–No; hay una política migratoria bien pensada en un tema que es muy complejo. Llegamos al Gobierno de forma inesperada. Cuatro días antes, no me podía ver como ministro del Interior. De repente, tenemos que hacer frente a este asunto. El presidente ve un barco con 600 inmigrantes al que no dan entrada en ningún país, pasan los días y la política migratoria es de la UE… No estamos diciendo vengan aquí sin nada y nos ocuparemos de ustedes, eso es falso. Se acoge el barco por esa política de solidaridad.

–Pero las cifras reflejan que después del Aquarius las mafias han utilizado ese discurso y ha servido como efecto llamada.

–No, el Aquarius fue en ese momento una llamada de atención a Europa diciendo ‘esto es política común y tenemos que abordarlo entre todos’. Estamos trabajando con los países de origen, reforzando los equipos conjuntos, ofreciendo estrategias para que nos acepten las devoluciones. Tienes que ir allí y que te vean de igual a igual; impermeabilizar el mar es muy difícil…¿Queremos ver un Libia enfrente de nosotros? Yo eso no lo quiero. Una cosa es controlar los flujos migratorios, ser firme y otra traspasar líneas humanitarias. Nos enfrentamos a esa realidad, la misma que había tenido el PP e hizo caso omiso. En 2016 habían entrado 8.000 y en el 2017, 27.000, en un año se les triplicó.

–Hay una cierta corriente de opinión según la cual los extranjeros están cometiendo muchos delitos… y se vincula con inmigración.

–A mí me ocupa la seguridad, pero no el otro discurso. España es uno de los países más seguros, pero sí, últimamente ha repuntado un poco, levemente, el índice de criminalidad. Con lo de las nacionalidades nos podemos llevar muchas sorpresas, no me gusta criminalizar…

«Un informe de Interior de 2017 recomendaba quitar las concertinas porque no añadían seguridad»

–¿Este discurso de inmigración del PSOE ha podido influir en el resultado de las elecciones en Andalucía?

Creo que en Andalucía la inmigración no ha sido un elemento determinante, independientemente de que se utilice de forma partidista. Han sido más los 36 años de Gobierno, que desgastan aunque se haya avanzado mucho. Pero 36 años son 36 años.

–¿Cómo está la reforma de las vallas de Ceuta y Melilla?

–Se nos reprochaba que hablábamos mucho de este tema y no hacíamos nada, pero el Gobierno ya ha aprobado un plan que no se refiere sólo a la valla, al perímetro, sino que también se va a hacer una inversión en los puestos fronterizos de las ciudades autónomas para mejorar los medios tecnológicos que suponga la implantación, a corto plazo, de una frontera semiinteligente, y a medio plazo inteligente. En lo que se refiere al vallado, este año se va a acometer la reforma en las zonas más sensibles, en los lugares donde se han producido más saltos, y también donde por el paso del tiempo el vallado está más deteriorado... Habrá medidas más seguras y desaparecerán las concertinas. Diré una cosa sobre éstas: nos encontramos con un informe de junio 2017 firmado por los equipos técnicos del Ministerio del Interior donde ya se hablaba de la necesidad de acometer reformas por lo deteriorado del perímetro fronterizo en Ceuta y Melilla y se recomendaba quitar las concertinas porque no añadían elemento de seguridad alguno. Ese informe está y por eso me molesta que se utilice esta cuestión.