Pujol y Antich crean un instituto para promover la cultura y la lengua catalanas

PALMA DE MALLORCA. Miquel Segura
Actualizado:

JJordi Pujol eludió hablar de la crisis del gobierno de la Generalitat en su comparecencia ante la Prensa, en la que dio cuenta de los resultados de la «cumbre» catalano-balear celebrada ayer en Palma. Una reunión «para fijar acciones de gobierno», en palabras del presidente de la Generalitat, que contó con la sonada ausencia del flamante «conseller en cap», Artur Mas. «No he venido aquí para hablar de cuestiones ajenas a los temas que afectan a nuestros respectivos Gobiernos», contestó Pujol a un periodista.

En su comparencia conjunta, Pujol y Antich intentaron ofrecer los resultados de una «cumbre» que, en realidad, se despachó en dos horas escasas. Ambos anunciaron la firma de sendos convenios en materia de lengua, cultura, agricultura, promoción exterior y sanidad.

Pujol subrayó la «concordancia de objetivos» existente entre ambos gobiernos, «fruto de nuestras comunes señas de identidad». El presidente de la Generalitat pasó como de puntillas sobre el concepto «Paíssos Catalans» para incidir en «nuestra común pertenencia al Mediterráneo Noroccidental, área de la que Baleares y Cataluña somos países punteros por nuestra pujanza económica».

Pero quizá el anuncio más importante formulado por Antich y Pujol fue el acuerdo firmado para la inminente constitución de un consorcio para la fundación del «Instituto Ramón Llull», que tendrá como objetivo la defensa del patrimonio lingüístico y cultural de los países de habla catalana. El presidente de la Generalitat destacó que «nos hubiera gustado contar con la Generalitat valenciana desde el primer momento, pero habrá que esperar a futuras conversaciones para su integración en este proyecto».

Asimismo, los dos presidentes afirmaron que «se reclamará al gobierno central su participación en este proyecto, ya que Madrid tiene fondos para la defensa de todas las lenguas que se hablan en el Estado, no sólo del español».

EL PP PIDE EXPLICACIONES A ANTICH

Por otro lado, el Partido Popular de Baleares pedirá responsabilidades a Antich por la entrevista de 45 minutos que una radio gubernamental efectuó al diputado de Euskal Herritarrok Fito Rodriguez, quien acudió a Palma para impartir una conferencia en la Universidad de las Islas Baleares sobre «El conflicto político y social en Euskal-Herría». La conferencia había sido prohibida por el Claustro, pero los organizadores tomaron un aula y celebraron el acto

La entrevista en cuestión —emitida por Ràdio Jove, emisora dependiente de la Consejería de Bienestar Social, controlada por la comunista Fernanda Caro— había sido reiteradamente anunciada a través de las ondas. Josep Joan Cardona, coordinador del PP, declaró a ABC que «Antich no puede alegar ignorancia del tema ya que le advertimos por carta de la situación».