Jordi Pujol: «La independencia no se consigue mientras un camarero hable español»
El expresidente de la Generalitat pide a la oposición que no torpedee a Artur Mas en su lucha contra la crisis - efe

Jordi Pujol: «La independencia no se consigue mientras un camarero hable español»

Llama a la unidad del Gobierno catalán y los partidos ante la «crítica» situación de Cataluña y alega que la separación económica de la Comunidad respecto del Estado es «viable»

barcelona Actualizado:

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol (CiU) ha llamado este miércoles a la unidad del Gobierno catalán y de todos los partidos, sobre todo a PSC, ERC e ICV-EUiA, para salir de la situación "muy crítica" que atraviesa Cataluña. En una editorial del Centro de Estudios Jordi Pujol, ha sostenido que ahora no es momento de hacer "politiquilla" ni de intentar quedar bien, sino de ayudar a Cataluña a salir del agujero y de no intentar imposibilitar el trabajo de los que ejercen la máxima responsabilidad. "Por este camino podrían caer en el cinismo. Malo para ellos y malo para el país", ha sentenciado Pujol, quien considera que algunos de ellos, en referencia a los del antiguo tripartito, tienen mucha responsabilidad en la situación actual. También ha instado al Gobierno catalán a afrontar con valentía y honestidad este escenario tras haber heredado, según Pujol, un déficit muy alto, unos compromisos inasequibles, unas deterioradas relaciones políticas y económicas con España, y una ciudadanía desconcertada y asustada. Sin embargo, para hacer posible la "buena canción" de la unidad, ha apelado al Gobierno catalán y a los partidos a asumir cada uno sus propias responsabilidades. Según él, en el pasado se actuó de forma muy imprudente y pretenciosa pese a tener pocos recursos, lo que es peligroso, "y más aún si la herramienta política que se ha escogido para trabajar es descompensada y está mal ajustada". Para Pujol, la gravedad del momento reclama así una reacción política, social y ética, también del Gobierno central "como responsable de la asfixia financiera" de Cataluña y representante de un concepto de España centralista e uniformizador. Ha instado también a Cataluña a preguntarse por sus propios errores colectivos durante los últimos 35 años, desde los años de la Transición.

«La separación es viable económicamente»

En una entrevista concedida a TV3, además, el expresidente catalán no se declaró independentista, pero también dijo que no tiene argumentos contra la cesación y considera que la separación de Cataluña es viable económicamente. "Si las cosas van como van, acabaremos empotrados contra la pared,arrinconados y residuales, por tanto, más vale salir por la independencia", ha advertido, aunque ha admitido que es difícil conseguirla.

«Si no se produce un cambio, Cataluña no podrá aplicar el Estado del Bienestar»

Si no se produce un cambio, Cataluña "no podrá aplicar bien el Estado de Bienestar", lo que hará que el país sea inviable, de manera que ha instado al Gobierno catalán y a la oposición a ser responsables.

Además, el expresidente afirmó que la independencia no se puede lograr mientras un "camarero de Puigcerdá" hable en español y un negro lo haga como Pompeu Fabra", preguntado por lo ocurrido en septiembre de 2011 cuando un camarero de la zona catalana preguntó a un cliente de raza negra en español "¿qué quería?" y el cliente le contestó en catalán "un café". Se riñó al camarero por recibir al cliente en español.