"Yo no puedo decir a mi hija Raquel que está guapa, piensa que es porque ha engordado"

Hace año y medio que Raquel está ingresada en un hospital. Sufre anorexia, un trastorno de...

Actualizado:

Hace año y medio que Raquel está ingresada en un hospital. Sufre anorexia, un trastorno de alimentario que acompaña a un trastorno de la personalidad. Su madre Teresa cuenta que era una persona alegre, entusiasmada por el fútbol y esa pasión la hizo jugar en equipos de futbol sala de primera. Pero en 2011, con 23 años una lesión en el ojo izquierdo la obligó a dejar el deporte. Ahí cambió todo. Raquel cambió, se encerró en si misma e incluso dejó de salir con su hermana trilliza. Empezó a ir al psicólogo pero, como era mayor de edad, nada trascendía de las consultas. "Supimos que tenía anorexia, cuando ya la estaban tratando por esta enfermedad", explica su madre.Las páginas de internet que fomentan la anorexia y la bulimia la pusieron en contacto con un grupo de redes sociales, cuya líder le exigía retos para no comer y perder peso. Según Teresa, su hija le confesó que llegó a tomar 150 laxantes diarios. Raquel ingresó por voluntad propia en el hospital y aún sigue ingrersada. Su situación no permite altas. "Está grave", cuenta su madre. El sufrimiento de su hija, su estado de salud, ha llevado a Teresa su madre a recoger firmas a través de internet para que puedan cerrarse las páginas que alientan a la anorexia o la bulimia.