El PSOE pide a un alcalde onubense que renuncie a la urbanización de 3.000 chalés

ABCHUELVA. El secretario general del PSOE de Huelva, Javier Barrero, ha instado a su compañero de partido y alcalde de la localidad onubense de El Granado a dar marcha atrás en su intención de

Actualizado:

ABC

HUELVA. El secretario general del PSOE de Huelva, Javier Barrero, ha instado a su compañero de partido y alcalde de la localidad onubense de El Granado a dar marcha atrás en su intención de construir un complejo turístico con 3.000 chalés en este municipio, en una zona de «muy alta sensibilidad ambiental».

Barrero entendió que, por desconocimiento, el complejo se planteó en un Lugar de Interés Comunitario (LIC), de alta protección medioambiental, por lo que entendió que el proyecto no se va a llevar a cabo, y afirmó que se ha solicitado a la Junta que se suspenda dicho acuerdo y se estudie su legalidad.

Barrero explicó que el convenio entre el Consistorio de El Granado y los promotores de este proyecto, Ingeconser, S. A. y Residencial Golf, S. L. , «no se ha ejecutado» y avanzó que se han tomado las medidas para paralizarlo.

Para el PSOE onubense, se trata de una idea «sobredimensionada», y entendió que no sería factible incluso si el terreno no fuese protegido, a la vez que defendió que «el equilibrio medioambiental y el rechazo a la especulación es un elemento básico de la política del PSOE».

El proyecto fue aprobado por el Ayuntamiento sobre una zona de hábitat del lince y del águila imperial y afectada por el Plan Especial de Protección del Medio Físico, para levantar 3.000 viviendas, hoteles de lujo, un centro hípico, dos campos de golf y un puerto deportivo en el Guadiana.

Greenpeace denunció el viernes una operación urbanística que se está fraguando en el Bajo Guadiana con la connivencia de los municipios de la ribera, de la Confederación Hidrográfica del Guadiana y del Instituto del Agua portugués. Activistas de la ONG desplegaron sobre las obras de la carretera de acceso al puente transfronterizo una pancarta con el lema «Destruir para especular». Así quisieron llamar la atención sobre la «operación especulativa» que la Diputación de Huelva y el Ayuntamiento de El Granado están realizando en un área protegida.