El PSOE no avalará acuerdos unilaterales de sus «barones» con el Gobierno del PP

José Luis Rodríguez Zapatero advertirá hoy a su «barones» de que el PSOE no avalará los pactos que cualquiera de ellos pueda alcanzar con el Gobierno sobre el modelo de financiación autonómica si contradicen el criterio que fije el partido, según aseguraron a ABC fuentes de la dirección. Zapatero se reunió ayer con José Bono para limar diferencias ante la reunión del Consejo Territorial.

MADRID. Gonzalo López Alba
Actualizado:

La reunión que hoy celebra el Consejo Territorial del PSOE, que agrupa a los secretarios regionales y presidentes autonómicos, tiene como objetivo formal establecer los principios y el procedimiento de negociación del nuevo modelo de financiación autonómica. No obstante, fuentes de la Ejecutiva admiten su intención de que sirva también para restablecer la imagen de cohesión interna, puesta en duda en las últimas semanas con motivo del Plan Hidrológico Nacional (PHN) y la Ley de Extranjería.

José Luis Rodríguez Zapatero, según fuentes próximas al secretario general del PSOE, advertirá, con vistas a la «prueba de fuego» de la negociación del modelo de financiación autonómica, de que la Ejecutiva no avalará, e incluso desautorizará, a los presidentes autonómicos que lleguen a acuerdos con el Gobierno que contradigan los criterios que establezca el partido ante un asunto que afecta a la vertebración del Estado.

AGRAVIOS COMPARATIVOS

Según las fuentes consultadas por ABC, hay un amplio número de secretarios regionales que están dispuestos a respaldar este planteamiento, especialmente aquellos que se consideran más perjudicados por el PHN del Gobierno que obtuvo el apoyo de Castilla-La Mancha y Extremadura. El malestar es mayor con aquellos presidentes autonómicos que «van por libre» en asuntos extraterritoriales como la Ley de Extranjería siendo miembros de la Ejecutiva federal, como es el caso del balear Francesc Antich y el aragonés Marcelino Iglesias, en contraste con la actitud disciplinada de Rodríguez Ibarra, que no está representado en la Ejecutiva ni personalmente ni por «delegación» -como José Bono, que situó a José María Barreda-.

La Ejecutiva, y de forma muy especial Zapatero, resta importancia a estos brotes de división por entender que están «sobredimensionados» y que, en todo caso, son «los últimos reflejos de una situación anterior». El secretario general está convencido de que a medio y largo plazo el PSOE saldrá «fortalecido» del «enriquecedor debate interno» y de que, antes o después, se impondrá su criterio de que es necesario un cambio de cultura política más acorde con el Estado de las Autonomías que permita asumir como «natural» que los presidentes autonómicos antepongan la defensa de los intereses de su territorios a las posturas partidistas.

PACTO DE «CORRESPONSABILIDAD»

Como paso intermedio, y en consonancia con la idea planteada la semana pasada por Rodríguez Ibarra, Zapatero quiere establecer una especie de «pacto de cooperación y corresponsabilidad» con los presidentes autonómicos, que permita hacer compatible el ejercicio de sus obligaciones constitucionales con el mantenimiento de la cohesión del PSOE.

Para preparar la reunión del Consejo Territorial de hoy, además de diversas conversaciones telefónicas con otros dirigentes, Zapatero se reunió ayer con el presidente de Castilla-La Mancha, José Bono.