Sánchez Acera pide a los socialistas de Madrid que pierdan «el miedo a decidir»

La candidata que se enfrentará a Tomás Gómez, advierte que ha llegado el momento de elegir «si queremos seguir fallando o no»

madrid Actualizado:

Pilar Sánchez Acera, la precandidata que disputará el primer fin de semana de marzo el liderazgo del PSM a Tomás Gómez, reclamó ayer que se pierda «el miedo a decidir» y que los socialistas madrileños «decidan si queremos seguir fallando o no», porque ha llegado «el momento adecuado» para apostar por un proyecto nuevo.

Sánchez Acera invitó a los militantes a «quitar dramatismo» al congreso que se avecina y a «elegir libremente», y lo hizo durante la presentación oficial de su candidatura, que se celebró en la sede del PSM de Callao, coincidiendo con la difusión por parte de su equipo de los primeros datos que aseguran que la aspirante supera ya el 50 por ciento de los apoyos. Dicho de otro modo, que Pilar Sánchez Acera tendría ya votos suficientes para descabalgar a Gómez de la Secretaría General del PSOE madrileño.

La actitud de la candidata fue negar constantemente el enfrentamiento con el actual líder. «No somos enemigos, ni adversarios, el adversario está fuera», dijo, y avanzó que «nadie» le va a «arrancar una mala palabra» contra el rival. No obstante, la que fuera diputada a la Asamblea de Madrid y ex tenitente de Alcalde de Alcobendas, fue rotunda a la hora de dibujar la idea de que Tomás Gómez es el pasado y el freno, y ella el futuro, el progreso y el cambio.

«No queremos que este partido siga como estos últimos cinco años, —proclamó— queremos cambiar para confiar, sumar y ganar Madrid: él quiere seguir igual y nosotros queremos avanzar para gobernar». «Lo único que me diferencia de él es que quiero cambiar para gobernar la Comunidad y en ayuntamientos», añadió. Y reiteró: «cuando paramos, hemos demostrado que fallamos y los ciudadanos eso no lo perdonan». Ilustrando sus palabras, reprochó que, en una capital con 7 millones de habitantes, el PSOE solo tenga hoy en Madrid «18.000 afiliados».

Tsunami de ilusión

En la descripción de su proyecto político, puso por delante «los valores socialistas de siempre» y dijo querer un partido «austero, de izquierda, etico y unido». También añadió críticas al PP y pidió «complicidad» a la militancia para «conectar con los ciudadanos» con el objetivo de aumentar la participación para «ganar elecciones, no mirarnos el ombligo». «Creo en un proyecto de mayorías, —dijo—, en un proyecto de suma continua, para pasar a la lmultiplicación, el logaritmo... y de tirar hacia arriba, y para que podamos ser un tsunami de ilusión que recupere a los ciudadanos de Madrid para el progreso».

Para muchos dentro y fuera del PSOE, esta competición constituye un capítulo más en el intento de las «familias» socialistas que se oponen a Gómez por la conquista del liderazgo del partido en Madrid. El penúltimo asalto se escribió durante la elección de delegados al reciente 38 congreso federal, que el ex alcalde de Parla volvió a ganar imponiéndose por 55,5 por ciento de los apoyos a la lista alternativa que encabezó Jaime Lissavetzky en favor de Afredo Pérez Rubalcaba, en la que Pilar Sánchez Acera ocupaba el número dos. En este sentido, el perfil de la ahora precandidata se asocia a la ambición del actual secretario general del PSOE por ver fuera de la jefatura del PSM a Tomás Gómez, con quien no guarda precisamente buenas relaciones.

Sánchez Acera, de 37 años, es economista y madre de tres hijas «que estudian en la escuela pública», según precisó ayer, estuvo acompañada en su presentación, entre otros, por los ex alcaldes del PSOE Pedro Castro, Ángel Viveros o Rafael Gómez Montoya; por los diputados socialistas José Cepeda, Modesto Nolla y Paz Martín y por algún ex diputado socialista.