El PSOE lamenta el incidente y admite su «gran torpeza» en el «caso Centeno»

SEVILLA. Elisa Navas
Actualizado:

La dirección del PSOE andaluz intentó ayer salvar los trastos del naufragio derivado del «caso Centeno» y reconoció haber actuado con «gran torpeza», al tiempo que anunció que este «lamentable incidente» supondrá para el partido un «punto de inflexión». El autor de la frase xenófoba, Rafael Centeno, renunció a todos sus cargos, tanto en el Parlamento como en el partido.

La vicesecretaria general de los socialistas andaluces, María del Mar Moreno, reconoció públicamente que su partido había cometido un error de bulto en el «caso Centeno», a la vez que entonó un «mea culpa», el mismo que se echó en falta la tarde-noche del pasado jueves, cuando el protagonista de la frase contra los marroquíes reconoció ser su autor.

UN DÍA «DURO»

Moreno, que admitió que el día había sido «duro», explicó que la dirección regional de su partido, reunida horas antes en Sevilla, había aceptado la dimisión de Rafael Centeno de todos sus cargos, esto es, de parlamentario por Málaga, vicepresidente tercero del Parlamento andaluz y secretario de Política Municipal del PSOE-A. Ante esta dimisión, Moreno señaló que Centeno «salva con creces su responsabilidad personal y la del PSOE en este lamentable incidente» a la par que recordó la «intachable» trayectoria personal y política del dimitido.

De otro lado, manifestó que el partido se había comportado con una «gran torpeza», entre otros motivos, por «entrar al trapo de una conversación privada» y por adentrarse en un terreno «fácil de desgaste del adversario en la creencia también fácil de que se podía sacar rédito político».

«NO TODO VALE»

Ante esta situación, dijo que el PSOE debería saber a estas alturas «que no todo vale» en política y que el PSOE tiene muchos «elementos de confrontación con el PP como para tener que recurrir a asuntos como éste». Moreno se refería así a la imputación que el PSOE hizo al diputado popular Matías Conde como autor de la frase.

De otro lado, y en un intento de no personalizar el suceso, aseguró que la torpeza había sido «colectiva», negando que el secretario regional del partido, Manuel Chaves, hubiera tenido un papel esencial en el mismo. En ese sentido, rechazó que su partido vaya a entrar en una «caza de brujas para ver quién ha sido más responsable».

En referencia al papel desempeñado por el portavoz parlamentario socialista, José Caballos, a quien el PP achaca ser el responsable de lo sucedido, Moreno dijo que continuaría al frente de la portavocía y que la intención de los populares de no debatir en el Parlamento con él es algo que «cuando el asunto se enfríe, pasará».

Moreno reveló asimismo que Manuel Chaves había telefoneado a Conde para pedirle disculpas.

De otro lado, el número 3 del partido, Luis Pizarro, reprochó al PP que cuando comete errores «mayores que los de Centeno, no dimite nadie».

Por otra parte, el secretario general del PSOE, Rodríguez Zapatero, dijo ayer que el PSOE-A había reaccionado con «rapidez» y de forma «justa y medida» en este tema.

La pincelada anecdótica de esta historia la protagonizó el presidente del Parlamento de Marruecos, que invitó al dimisionario Rafael Centeno a pasar unos días de descanso en su país.