El primer nacimiento después de 43 años

ROBERTO PÉREZ | ZARAGOZA
Actualizado:

Contamina está al pie de la autovía Madrid-Zaragoza, muy cerca de Alhama de Aragón, conocida por sus balnearios. Contamina tiene 40 empadronados, pero en invierno se queda con una veintena de vecinos. Hace casi 40 años que cerró sus escuela y la localidad llevaba 43 años sin ningún nacimiento. Por eso, estos días andan de celebración por la llegada al mundo de Bruno. Nació el pasado 17 de agosto, hijo de una joven pareja de inmigrantes que meses antes había decidido fijar su residencia en Contamina.

Antes vivían en Terrer, perteneciente también a la comarca de Calatayud, como Contamina. La madre es una brasileña de 21 años, Keila Franco, y el padre es un portugués de 36, José Paulo, que trabaja como camionero para una empresa de la zona. La joven pareja ha recibido una ayuda de 1.000 euros por el nacimiento de su hijo. Se la han decidido conceder sus convecinos -Contamina se rige como concejo abierto- por entender que es estratégico para el futuro del pueblo asentar nuevos vecinos y fomentar la natalidad.

No es la primera vez que un pequeño ayuntamiento premia la natalidad. En la propia comarca de Calatayud ha habido más municipios que, en los últimos años, han ofrecido ayudas económicas para atraer población, familias con niños que ayudaran a rejuvenecer los censos de estas localidades.

En Contamina, el nacimiento de Bruno les ha hecho ver el futuro del pueblo con algo más de optimismo.