Presupuestos con freno y marcha atrás

ABC | MADRID
Actualizado:

La brecha entre comunidades autónomas abierta por los Presupuestos tiene uno de sus frentes más sangrantes en el capítulo destinado a las infraestructuras. Si la crisis económica exige competitividad, muchas regiones jugarán la partida con las cartas marcadas. El particular reparto del pastel las dejará sin proyectos fundamentales para su desarrollo, sin infraestructuras que las capaciten para competir en igualdad de condiciones.

Para colmo, en algunas regiones los olvidos del Gobierno en los PGE se repiten sospechasosamente año tras año. Es el caso de Castilla y León, comunidad en las que todas sus provincias aparecen afectadas de un modo o de otro, en forma de partidas que no aparecen o que son residuales. Los casos más graves son el polémico proyecto de la Autovía del Duero, que no recibe ni un sólo euro y la conexión entre Valladolid y León.

Sin credibilidad

«Es un despropósito», afirmaba un indignado Pedro Sanz, presidente de La Rioja. Con un 12% menos de inversión, Sanz advierte de que los riojanos pueden irse olvidando en los próximos años de contar con ferrocarril de Alta Velocidad o con el desdoblamiento de la N-232. A ello, se suma que la escasa inversión en la N-120. «No hay nada para liberalizar la autopista AP-68, como prometió Zapatero, ni para compensar al Gobierno regional por la gratuidad del tramo Cenicero-Agoncillo -afirma Sanz-. Llevamos cinco presupuestos con Zapatero, en los que no ha cumplido en cada uno ni el 50 por ciento de lo planificado. No tiene credibilidad».

El contenido de los PGE ha caído como un jarro de agua fría en la Comunidad Valenciana. Al margen del descenso de la inversión, cifrado en el 0,68%, los 2.336 millones de euros previstos dejan fuera infraestructuras como el AVE a las provincias de Alicante y Castellón, cuyo plazo de finalización es a día de hoy una incógnita. Otra infraestructura clave para el desarrollo económico, como el corredor ferroviario de mercancías a través del arco mediterráneo, tampoco figura recogida en el texto, a pesar de que la propia Comisión Europea ha dado el visto bueno a esta iniciativa.

Mientras los socialistas asturianos afirman que los PGE no hacen sino reafirmar el compromiso de Zapatero con la región, la ausencia de fondos para algunas partidas lleva a los populares a hacerse algunas preguntas: «¿Dónde está el dinero para el metro de Gijón?» «¿Y para la remodelación de los accesos a la entrada de Oviedo?¿Qué pasa con la Ronda Norte de Avilés?». Los populares han denunciado cantidades irrisorias para los tramos de la autovía del Cantábrico Unquera-Llanes, que, consideran, retrasará la ejecución de la carretera hasta 2013 o 2014. Además, el PP acusa de inflar las cuentas con el traslado de partidas que no han sido ejecutadas en ejercicios anteriores.

Patrimonio histórico-artístico

Aunque la inversión en Castilla-La Mancha será de 1.361 millones de euros -lo que supone un incremento del 2% respecto a los del 2008-. Desde el Partido Popular aseguran que la Comunidad dejará de percibir más de 400 millones de euros. Una de las reducciones más significativas ha sido para los Consorcios del Real Patronato de Cuenca y Toledo, que dejarán de percibir un 40% del presupuesto asignado el año pasado, lo que repercutirá en menos inversiones en los patrimonios histórico-artísticos de ambas ciudades. También se estima que la Alta Velocidad que pasará por Talavera no estará contruida en 2010 como prometió el Gobierno y ya se verá si lo estará en 2015. Otras vías previstas para Castilla-La Mancha tampoco cuentan con asignación presupuestaria, como la línea Madrid-Alcázar de San Juan-Jaén. También se ha quedado sin fondos la conversión de la carretera nacional 211 (Alcolea del Pinar-Monreal del Campo) en autovía de doble carril en la provincia de Guadalajara.

En Galicia, el PSOE respira tranquilo ya que afirma que los 909 millones que se destinarán a conectar el AVE con la Meseta asegurarán la llegada de esta infraestructura en 2012. Pero ni el BNG ni el PP dan por buena la cifra. Los nacionalistas gallegos consideran que las cuentas públicas son «manifiestamente mejorables», sobre todo en las líneas de Alta Velocidad internas y en el Eje Atlántico. Además reclaman como condición para respaldar el proyecto presupuestario la creación de una subcomisión de seguimiento de obras, similar a la que se creó en Cataluña. Por su parte, el popular Núñez Feijóo opina que al actual ritmo inversor, «se confirma la tendencia de que el AVE llegará en 2018 o 2020».

En Extremadura, incluso el gobierno socialista comienza a dudar por primera vez de la promesa de Zapatero de que el Tren de Alta Velocidad llegue en 2010. «Hay razones objetivas para pensar que hay una gran dificultad en poder ejecutar el AVE en esa fecha. La Junta ha calificado los PGE de aceptables -crece en 2,25 millones de euros respecto a la de 2008-, en un contexto de clara crisis internacional», mientras que el PP asegura que las inversiones reales del Gobierno en Extremadura disminuyen en 807.000 euros respecto al año pasado.

Promesas dobles

«¿Qué ha pasado con el AVE»?, se preguntan los populares en Murcia. «Porque aquí los socialistas llegaron a prometer hasta dos AVE, una infraestructura imprescindible para la Región, y al final no hay ninguno porque el propio delegado dejó claro hace unos días que el ferrocarril por Camarillas va a ser una línea convencional, mientras que la línea por Alicante sí que es compartida por el AVE». Antonio Sánchez, portavoz del PP en Murcia, asegura que «al final, las inversiones importantes para la Región de Murcia no son importantes para Zapatero».

El diputado popular cántabro, Joaquín Martínez Sieso, también tiene sospechas importantes acerca de que la Alta Velocidad vaya a llegar a Cantabria, «aunque haya quien esté sacando el pecho por los 50 millones de euros consignados para el tramo Palencia-Alar del Rey. Eso no es Alta Velocidad». Y con los puertos de la región tres cuartos de lo mismo: «tras dejarnos fuera de la Autopista del Mar, la Administración central invertirá en 2009 en el Puerto de Santander 25 millones de euros, frente a los 215 previstos en Gijón o a los 265 que irán para Cataluña. ¡Fíjense en las diferencias!», exclama un indignado Martínez Sieso.

Aún así, es bastante más de lo que van a recibir en Canarias, donde los PGE castigan al archipiélago afortunado con una reducción del 13,2% en las inversiones directas del Estado y donde los trenes para Tenerife y Gran Canaria quedan en el aire, ya que no hay ni un sólo euro para comenzar el proyecto. La promesa de estos trenes colea desde que Álvarez Cascos fuera ministro de Fomento. Además, la renovación de la planta hotelera obsoleta también desaparece de los PGE. Especialmente decepcionante, la caída de 7 a 5 millones en la partida de rehabilitación de viviendas.

El «Plan Estrella» se estrella

En Madrid, la sensación no ha sido menos decepcionante. El plan estrella de Cercanías anunciado a bombo y platillo por el líder del PSOE madrileño, Tomás Gómez, se queda en papel mojado al pasar de 60 a 20 millones la inversión prevista. Además, Fomento ha retirado 7,1 millones de euros que tenía previstos para unas obras en la radial de peaje de la A-4 y ha reducido de 10 millones a 100.000 euros la partida prevista para las plataformas de la A-2.

Más allá de la repercusión política que ha tenido en el seno de la coalición PSOE-PAR el hecho de que Aragón haya perdido la ocasión de negociar los presupuestos del Estado para el año que viene, tal y como contempla su Estatuto de Autonomía, el malestar se extiende a proyectos muy concretos. Trenes, carreteras y embalses salen mal parados. No hay partida alguna para las obras del embalse de Montearagón, y tan sólo de 8 millones para el de San Salvador a pesar de estar previstos 16 inicialmente.

La autovía Pamplona-Lérida-Huesca, proyectada ya en tiempos del PP, avanza con lentitud y con plazos mayores de los previstos inicialmente. La autovía Daroca-Calatayud sigue en fase de estudios para 2009 -repite situación respecto a los últimos años-, y proyectos que echaron a andar en la etapa de Aznar duermen el sueño de los justos Es el caso del AVE Cantábrico-Mediterráneo, la conexión ferroviaria Soria-Calatayud, el enlace de Teruel con Madrid por AVE o las obras del Pacto del Agua de Aragón.

La «Y» vasca, el corredor del AVE que unirá las tres capitales vascas, recibirá 210 millones de euros. El diputado del PP Alfonso Alonso Aranegui ha denunciado el bajo porcentaje de ejecución que, según sus datos, registran las obras de este corredor AVE en los últimos años (entre el 16% y el 53% entre 2005 y 2007). Alonso Aranegui fue muy claro al contestar a la ministra de Fomento. «No es problema de financiación o apoyo político, sino de que usted se ponga las pilas, porque su Ministerio va al ralentí»,

Más de la mitad del dinero que se va a Navarra se empleará en la construcción del Canal. No ocurre lo mismo con la nueva cárcel de Pamplona, que no parece claro que se pueda construir en 2009. En cuanto al tramo navarro del TAV, los PGE sólo aportan dos millones para este año y, al igual que ocurre con la conexión de la Autovía de Camino, planea su ejecución para 2012.

En Ceuta, el PP ha sido el primero en criticar las inversiones de los PGE. El incremento de un 16% en la inversión y los más de 130 millones contemplados para la ciudad autónoma no se ajustan a la realidad, a juicio de los populares, que defienden que no sólo dicho anuncio es irreal sino que buena parte de los proyectos, sobre todo en el ámbito del urbanismo, no se llevarán a cabo.