Debate de los candidatos a las elecciones europeas
Debate de los candidatos a las elecciones europeas - EP

Las prestaciones por desempleo y el rescate bancario acaparan el debate de las elecciones europeas

Vox, el único que se opone a que la Unión Europea complemente el desempleo

MadridActualizado:

Los cabezas de lista de PSOE, PP, Ciudadanos y Unidas Podemos a las elecciones europeas se han mostrado este domingo a favor de algún tipo de complemento europeo a las prestaciones por desempleo, mientras que el candidato de Vox, Jorge Buxadé, se ha mostrado en contra por considerar que eso al final «lo va a pagar el bolsillo de los españoles» y que la UE no tiene competencias en ese ámbito, así que sería «cambiar el Tratado por la puerta de atrás».

Tanto Josep Borrell (PSOE) como Luis Garicano (Ciudadanos) y María Eugenia Rodríguez Palop (Unidas Podemos) se han mostrado claramente a favor de un seguro europeo que complemente el español, y Dolors Montserrat, aunque ha incidido en que «lo primero es crear empleo», ha apostado por «un fondo para ayudar a los países que superen una tasa de paro» y «que Europa ayude a complementar el desempleo».

También Podemos quiere un plan contra el desempleo que suponga invertir un 2,5 por ciento del PIB de la UE. El motivo de todos ellos es completar la arquitectura de la zona euro, que ha puesto en común la política monetaria pero no la fiscal. «Cuando uno está atado de manos y no puede hacer políticas contracíclicas es necesario que la UE la haga conjuntamente», ha justificado el candidato de Cs durante el debate que ha tenido lugar en La Sexta.

Pese al relativo consenso, el asunto ha generado un rifirrafe entre Borrell y Garicano, porque el también ministro de Exteriores le ha advertido de que los liberales europeos, en particular el primer ministro holandés Mark Rutte, están «radicalmente en contra» de esa vertiente social de la UE -el PSOE también quiere un salario mínimo europeo, adaptado a los niveles de vida de cada país-. Garicano le ha replicado que el francés Emmanuel Macron, también liberal, está a favor, y que la diferencia es entre el norte y el sur.

Entre las propuestas que se han presentado, Borrell ha defendido que «hay espacio» para debatir el marco de la política fiscal e introducir «elementos de flexibilidad que permitan una mayor inversión».

Borrell que, al igual que Podemos, cree que la «excesiva austeridad» agravó la crisis, ha defendido que las reglas del Tratado de Maastricht, como el límite de déficit del 3 por ciento del PIB eran razonables con los tipos de interés y la inflación de entonces, pero ha recordado que ahora son mucho más bajos: «Italia se financia a la mitad de lo que se financiaba Alemania entonces».

La discusión más intensa es la que se ha abierto entre Montserrat y Garicano, porque la popular ha querido defender que el Gobierno de Mariano Rajoy «evitó el rescate que pedía el señor Garicano» y el aludido le ha respondido que sí hubo un rescate, bancario, y que fue «en gran parte al saqueo de las cajas» por parte de políticos populares y socialistas.

En un debate vivo y en el que los candidatos se han interrumpido continuamente, el primer encontronazo ha sido entre Borrell y Buxadé. Ha sido así porque el socialista ha advertido de que para construir una Europa que no «desaparezca como civilización entre Estados Unidos y China» hace falta que los ciudadanos se impliquen, ya que la construcción está tocando «el hueso duro de la soberanía» y «cuestiones que tocan la fibra identitaria».

Buxadé, tras dedicar unas palabras a los guardias civiles heridos por la «entrada masiva de 400 inmigrantes en Melilla», ha puesto el foco en que «lo que se anuncia es un ataque y un mordisco a la soberanía de España» y ha dicho que con el voto se decidirá entre «partidos que quieren robar la soberanía a España y partidos que quieren Estados que cooperen voluntariamente», una tesis en la que ha incidido en sus palabras finales.

El ministro le ha respondido que no se trata de «robar soberanía», sino de «compartir soberanía voluntariamente». A su modo de ver, tal como ha dicho al final del debate, Europa no es una opción, pero «tiene que cambiar profundamente», dotarse de un pilar social y contribuir a la cohesión.

Montserrat también se ha enzarzado con Buxadé y con Borrell a cuenta de la Política Agrícola Común (PAC), en su empeño por sostener que el PP «siempre ha defendido a los agricultores». Al socialista, le ha advertido de que la hoy ministra de Economía, Nadia Calviño, propuso, como alta funcionaria europea, un recorte del 30% de la PAC para España, y que fue el PP quien lo paró en la Eurocámara.

Borrell le ha replicado que para el actual Gobierno es «una línea roja» que se mantengan los fondos para la PAC y la política de cohesión. Y ha añadido que para hacerlo posible y que, al mismo tiempo, haya fondos para nuevas prioridades como la tecnología, hacen falta más recursos.

En esa línea, le ha dicho a Garicano que las propuestas de los liberales supondrían recortarlos fondos disponibles en 112.000 euros. Mientras, el de Vox, que ha dejado claro que prefiere destinar dinero a la PAC que a un seguro de desempleo, le decía a Montserrat que la propuesta actual, que recorta las ayudas, la ha hecho una Comisión presidida por un 'popular' (Jean-Claude Juncker).