ABC
Presos del «procés»

Los presos del «procés» se saltan la orden judicial y hacen declaraciones en el Congreso

Junqueras buscará el «cara a cara» con Sánchez para forzar la esperada fotografía

Los juzgados por el 1-O asumirán hoy sus cargos al constituirse las cámaras

MadridActualizado:

Estaba previsto que los presos del «procés» recogieran ayer sus actas de parlamentarios en el Congreso de los Diputados y Senado con máxima discreción y la mayor brevedad posible. Todo por evitar la victimización y el espectáculo por parte de sus grupos parlamentarios. Pero no ocurrió así. La jornada inédita que se vivió en la Cámara Baja contrajo tintes de un humor absurdo que, en algún punto, recordó a un guion de José Luis Cuerda.

«¿Cómo ha ido, Junqueras?», gritó un periodista en los pasillos del Congreso. «Molt bé», respondió el diputado catalán, tras recoger su acta, con el pulgar en alto como si esa misma mañana no hubiese amanecido –que no es poco– en una celda de la prisión de Soto del Real. «¡Hasta mañana!», se despidió, antes de cerrarse las puertas del ascensor. Los presos del «procés» Oriol Junqueras, de ERC, y Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull, de Junts per Catalunya (JxCat), entraron al Congreso camuflados en un furgón policial y directos al garaje, minutos antes de las diez de la mañana. A la vez, el senador electo de ERC y también preso preventivo, Raül Romeva, hacía el mismo recorrido dirección a la Cámara Alta.

El tribunal que preside Manuel Marchena en el Supremo y que les juzga por un delito de rebelión autorizó su puntual excarcelación para recoger sus actas ayer y para prometer hoy su cargo. La sala eso sí dejó en manos de la Presidencia de ambas cámaras las medidas de seguridad tomadas al respecto. A pesar de que estaba previsto que ayer no se permitiera la toma de fotografías ni vídeos, se pudo grabar la entrada y la salida de la sala donde los presos cumplimentaron los trámites parlamentarios. Incluso las agencias pudieron plasmar el momento de las rúbricas de los catalanes.

El líder de ERC, Oriol Junqueras, ayer en el Congreso durante la recogida de su acta de diputado, acompañado por el portavoz adjunto de ERC, Gabriel Rufián
El líder de ERC, Oriol Junqueras, ayer en el Congreso durante la recogida de su acta de diputado, acompañado por el portavoz adjunto de ERC, Gabriel Rufián - EP

Las gestiones, que según fuentes de Presidencia del Congreso no tenían por qué extenderse más de media hora, se dilataron casi 60 minutos. Mientras, los presos dinamitaron la orden judicial del Tribunal Supremo, que les negaba la posibilidad de hacer declaraciones públicas, al ser grabados en un vídeo que sus respectivos grupos difundieron por las redes sociales. Una providencia de la Sala Segunda del Alto Tribunal, en respuesta a una petición de Junqueras y Romeva, explica que «no se autoriza a los citados la realización de reuniones de trabajo y asistencia a compromisos de comunicación pública y prensa». Ayer se saltaron la restricción sin dudarlo.

Junqueras aprovechó la grabación para asegurar que está «orgulloso» de haber salido elegido en las generales del pasado 28 de abril y, junto al portavoz adjunto de ERC, Gabriel Rufián, pidió el voto para Esquerra en los próximos comicios del 26 de mayo. Por su parte, Sánchez (JxCat) manifestó que seguirá «sirviendo» a los votantes del referéndum ilegal del 1-O. «Trabajaremos para que algún día en Cataluña votar no sea delito y podamos decidir conjuntamente cuál ha de ser el futuro a través del diálogo», explicó. Rull denunció estar viviendo una «situación surrealista» por la «permanente» vigilancia, pero añadió que tiene su «convicción, ideales y determinación más fuertes que nunca». Turull exhortó a las Cortes a que no «impidan» sus funciones como diputados.

Besos y abrazos a los presos

En la estancia donde los presos entregaron sus credenciales, miembros del grupo parlamentario de Esquerra, con Gabriel Rufián al frente, esperaron ayer su llegada para dedicarles un fuerte aplauso y abrazarles. También estuvieron allí la portavoz de JxCat, Laura Borrás, junto a Miriam Nogueras, y los parlamentarios de Bildu Jon Iñarritu y Maite Marian Beitialarrangoitia. A la salida de la sala, más besos, abrazos y aplausos. Por su parte, en el Senado, Romeva fue recibido y despedido entre aplausos por un grupo de senadores de ERC liderado por la portavoz del grupo, Mirella Cortés.

Hoy todos vuelven al Congreso de los Diputados y al Senado para asistir a la sesión constitutiva. Sin embargo, una vez prometan sus cargos, quedarán inmediatamente suspendidos de sus funciones parlamentarias por ley.

Fuentes de ERC explicaron que Junqueras buscará la fotografía con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, cuando entren al Hemiciclo. Los republicanos de hecho consideran que es el propio Sánchez quien debería acercarse a saludar hoy a los presos. Los escaños en los que se sentarán son un misterio, pero las mismas fuentes explicaron que los grupos parlamentarios a los que pertenecen entrarán antes para guardarles las mejores posiciones. Se prevé que sea lo más cerca posible del Ejecutivo en funciones para conseguir ese esperado «cara a cara» con el presidente.

La entrada al Hemiciclo

Los presos serán hoy trasladados por la Guardia Civil desde la prisión de Soto del Real y volverán a entrar por el aparcamiento al Congreso. Una vez dentro se les conducirá a la comisaría situada en el edificio nuevo del recinto, donde se producirá el traspaso a la Policía Nacional. El acceso al Palacio de las Cortes se hará por un sótano que conecta ambos edificios y con una intensiva vigilancia policial que evite cualquier intento de fuga.

Allí, en un ascensor pensado para diputados con dificultades de movilidad es probable que suban hasta la parte alta del Hemiciclo. Otra opción es que entren por las puertas principales del pasillo. No estarán custodiados por la Policía una vez sentados en los escaños, aunque los agentes taponarán todas las salidas posibles. A partir de ese momento tienen que permanecer sentados hasta la jura o promesa de la Constitución en la tribuna. Los diputados irán subiendo en orden alfabético. Junqueras será el primero de los presos y, al volver a su asiento, pasará por delante del presidente en funciones. Momento en el que puede intentar la fotografía con Sánchez.