CiU ve en el presidente «un peligro para la economía»

M. J. CAÑIZARES
BARCELONA Actualizado:

Aquel incipiente idilio entre CiU y PSOE que hacía prever un posible pacto para salvar España de la ruina ya es agua pasada. A las propuestas de moción de censura y adelanto electoral formuladas días atrás por los nacionalistas tras el plan de ajuste anunciado por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, se unieron ayer las declaraciones del líder de esta formación, Artur Mas, quien acusó a los socialistas de «estar de fiesta» mientras el país se hundía.

Durante su intervención en el Consejo Nacional de CDC celebrado en Bellaterra (Barcelona), Mas dijo que «si la sentencia del Tribunal Constitucional es una amenaza para el Estatut, hoy Zapatero lo es para la economía española y catalana, y para el trabajo».

El presidente de CiU volvió a reclamar al PSOE que sustituya al mandatario español por otra persona que tenga «credibilidad», pues según dijo, Zapatero se ha convertido en «un conductor de coche en el que nadie se quiere subir».

«Los dirigentes socialistas niegan la evidencia y alzan la bandera de los derechos sociales para después recortarlos y convertirse en verdugos», dijo Artur Mas, tras advertir de que no piensa dar «ningún cheque en blanco» al Gobierno para hacer políticas de recorte social porque «nosotros no hemos participado de la fiesta de «confetti», copas y música».

«Ahora dicen que les circunstancias son excepcionales e inevitables; excepcionales puede que sí, pero inevitables no», aseguró Mas, quien considera que «era evitable inflar las plantillas públicas e incrementar los salarios públicos. Ahora no sería necesario recortar el sueldo de médicos, bomberos o policía».