Presentada en Ceuta la moción que acabará con el Gobierno del GIL

Los partidos de la oposición dieron ayer el primer paso para poner fin al Gobierno del GIL en Ceuta. La firma de trece diputados del PP, PSOE, el PDSC y una tránsfuga del GIL fue presentada ante la Asamblea y será discutida en una sesión que se celebrará el 6 de febrero. El alcalde presidente, Antonio Sampietro, ya ha dicho que prefiere «morir de pie que vivir arrodillado ante el delegado del Gobierno, Luis Moro».

CETUTA. Carmen Echarri
Actualizado:

A las once de la mañana de ayer se reunían en el parador de Ceuta los diputados de la oposición (PP, PSOE, PDSC y la tránsfuga del GIL, Aida Piedra) para acabar de dar forma a la moción de censura contra Sampietro. A las 12:45 en punto, el portavoz del PP, Emilio Carreira, era el encargado de presentar el documento con la firma de los 13 diputados que ponen fin a una era plagada en sus últimos días de dimisiones y marcada por la enfermedad del presidente justo desde el día en que dimitió su ex secretaria particular.

Las ochos firmas del PP, una del PSOE, tres de los musulmanes del PDSC y la de la dimisionaria del Gil Aida Piedra, dieron forma al documento, admitido ya en el registro de la Asamblea. Será el 6 de febrero cuando se celebre el pleno en el que se deberá votar la moción contra Sampietro, que ha llegado a reconocer que: «Prefiero morir de pie que vivir arrodillado ante el delegado del Gobierno, Luis Moro».

En la moción figura además el candidato a presidente, Juan Vivas Lara, que hace un par de semanas fue ratificado como candidato elegido por el PP a nivel nacional, ya que había sectores dentro del propio PP que preferían al anterior presidente, Jesús Fortes, lo que ha provocado el retraso de las negociaciones.

Los motivos esgrimidos en la moción son bien claros y se resumen en lo que los firmantes han definido como situación insostenible: «En las actuales circunstancias el futuro de Ceuta está amenazado y no existen las condiciones adecuadas para garantizar la gobernabilidad y estabilidad de la Ciudad Autónoma».

Transcurrido un año y medio con un Gobierno del GIL, los firmantes han determinado que «la gestión se ha caracterizado por la constante explotación del victimismo como medio para encubrir incumplimientos de promesas electorales, déficits y carencias», han sido claves y motivos de la moción de censura.

El deterioro de la imagen de la institución, así como la dejación de las funciones del presidente en manos de sus dos vicepresidentes, Manuel de la Rubia y Juan Carlos Ríos, han sido motivos suficientes para que los 13 firmantes hayan acordado un pacto anti-GIL, criticando además el excesivo número de altos cargos traídos de Marbella, que han supuesto un coste al erario municipal de 600 millones de pesetas anuales.

La situación en la que se encuentra la ciudad ha sido descrita como «perniciosa para Ceuta», de ahí que se haya adoptado un acuerdo en el que hay que aunar las voluntades de partidos políticos tan dispares como el PP, el PSOE, los musulmanes del Partido Democrático y Social de Ceuta y los propios disidentes del GIL que aparecen encarnados en la firma de Aida Piedra, protegida de Jesús Simarro, portavoz del Grupo Mixto.

El PP, a través de su presidente, Pedro Gordillo, manifestaba en la tarde de ayer en rueda de prensa en la sede del partido que «se han cumplido los deberes. Esperamos a que el presidente adoptara una salida digna y se fuera por su propia voluntad, pero al ver que no, hemos tenido que adoptar la vía legal de presentar el voto de censura en el que hemos estado todos de acuerdo», destacó Gordillo, flanqueado por Vivas Lara.

Ahora queda por determinar el reparto de las consejerías que deberán hacerse entre el PP, el PDSC e integrantes del Grupo Mixto, ya que el PSOE ha manifestado que pese a firmar la moción no aceptará consejería alguna.