El BNG presenta una moción de censura contra Fraga

SANTIAGO DE COMPOSTELA, Efe
Actualizado:

El grupo del BNG en el Parlamento gallego presentó ayer una moción de censura contra el Gobierno que preside Manuel Fraga, que fue criticada por el resto de los grupos. El líder nacionalista, Xosé Manuel Beiras, defendió la moción como medida para que la Cámara recupere su «rol» de foro de debate político.

Según Beiras, Galicia vive una situación «límite», «de excepción» y «afectada por la inoperancia, ineptitud y soberbia en el poder de su presidente».

VACAS LOCAS

Por su parte, el vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, rechazó los argumentos del BNG y opinó que la moción es «partidista», un signo de «irresponsabilidad» que demuestra la «nula capacidad» de los nacionalistas para ser gobierno. Rajoy no compartió los argumentos del BNG relacionados con las «vacas locas», pues si hay una comunidad que ha trabajado «a fondo» en este asunto, dijo, es Galicia.

Beiras insistió en que la actitud del Gobierno en las últimas semanas ha sido «claramente censurable», ante problemas como las crisis de las «vacas locas», el problema del sector pesquero o el temporal. El líder nacionalista recordó asimismo que el propio presidente de la Xunta ha «reconocido que se cometieron ilegalidades», en clara referencia al entierro masivo de reses en Mesía (La Coruña).

ABSTENCIÓN DEL PSOE

Beiras reconoció en todo momento que la moción no puede prosperar, dado que el PP tiene mayoría absoluta en la Cámara. No obstante, insistió en que se trata de una medida tomada por «razones de ética política» y para «reivindicar la práctica institucional y el rol que se debe atribuir al Parlamento, constantemente menoscabado» por la actuación del Ejecutivo y su presidente, refiriéndose a la protesta constante de los grupos de la oposición, que acusan al PP de obstruir la actividad parlamentaria.

Xosé Manuel Beiras también reconoció que, «por un sentido de pudor elemental», no ofreció al grupo socialista que suscribiese esta moción, en la que el líder nacionalista es el candidato alternativo a la Presidencia de la Xunta ya que el portavoz del PSG, Emilio Pérez Touriño, también aspira a presidir el Ejecutivo. El líder socialista anunció la abstención de su partido al considerar que supondrá un debate infructuoso y recordó, además, que «compete a los ciudadanos decidir con su voto sobre este asunto».