«¡Es precioso! Rubio y con los ojos azules»
Doña Sofía abandona el sanatorio de Nuestra Señora de Loreto con su primer hijo varón / ABC

«¡Es precioso! Rubio y con los ojos azules»

Su Alteza Real el Príncipe de Asturias celebra hoy su 42 cumpleaños

MARÍA MEDINA | MADRID
Actualizado:

Su Alteza Real el Príncipe de Asturias celebra hoy su 42 cumpleaños en la más absoluta intimidad, según informa la página web de la Casa del Rey.

Con su llegada al mundo, Don Felipe de Borbón se convirtió en el primer nieto varón del Conde de Barcelona, como anunciaba la portada de ABC del día después de su nacimiento mientras que para sus padres, los entonces Príncipes, era su tercer hijo y pasó a portar el título de Infante de España.

Don Felipe nació a la una menos cuarto del mediodía en el Sanatorio de Nuestra Señora de Loreto en la misma habitación, la 604, en la que nacieron sus hermanas mayores, las Infantas, Doña Elena y Doña Cristina.

Midió 55 centímetros y pesó cuatro kilos y trescientos gramos, el mismo peso que registró su hermana, la Infanta Doña Elena. Las primeras características del que según la lógica de los tiempos, se convertirá en el Rey de España, las pronunció una enfermera. «¡Es precioso! Rubio y con los ojos azules».

Doña Sofía no se creía que había traído al mundo a un niño. «¡Después de dos chicas seguidas, figuraos!», decía Don Juan Carlos a los periodistas con los que más tarde celebró tomando una copa de champán el nacimiento de su primer hijo varón.

Pero la alegría del momento no le hizo descuidar al Rey sus obligaciones. Inmediatamente se puso en contacto con Francisco Franco para darle personalmente la noticia. El entonces Jefe de Estado, felicitó efusivamente a Don Juan Carlos, por el feliz acontecimiento.

El Infante recibió los nombres de Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos. Felipe por el apóstol y por una vieja tradición española; Juan por su abuelo paterno; Pablo, por su difunto abuelo materno, el rey Pablo de Grecia; y Alfonso en memoria de su bisabuelo, el Rey Don Alfonso XIII.

Es el futuro Heredero de la Corona desde la proclamación de su padre como Rey el 22 de noviembre de 1975. El 1 de noviembre de 1977 recibió el título de Príncipe de Asturias, junto con los de Príncipe de Girona y Príncipe de Viana, correspondientes a los primogénitos de los Reinos de Castilla, Aragón y Navarra, cuya unión formó en el siglo XVI la Monarquía española. Asimismo, ostenta los títulos de Duque de Montblanc, Conde de Cervera y Señor de Balaguer.