PP y PSOE consolidan el bipartidismo en Andalucía, tras el desplome del PA

En Andalucía ya no hay más pulso político que el que mantienen PSOE y PP, después del desplone del nacionalismo andaluz, el PA, que se queda sin representación en las principales ciudades de más de

PALOMA CERVILLA. MADRID.
Actualizado:

En Andalucía ya no hay más pulso político que el que mantienen PSOE y PP, después del desplone del nacionalismo andaluz, el PA, que se queda sin representación en las principales ciudades de más de cien mil habitantes, y el PSA de Pedro Pacheco.

Los andalucistas, que hace ocho años eran la fuerza bisagra que arañó poder en varias capitales andaluzas (Sevilla y Granada) y llegó a tener dos consejeros en el Gobierno de Chaves, ha desaparecido del mapa político andaluz, quedando como fuerza residual. Tan sólo mantiene las alcaldías de Utrera (Sevilla), Ronda (Málaga) y Vera (Almería), dentro de las ciudades importantes, así como representación en pequeñas localidades. Pierde 141 concejales. El PA ha caído dos puntos y medio, con casos tan significativos como Algeciras, donde no ha conseguido revalidar ninguno de los siete concejales, o Isla Cristina, en la que ha perdido la Alcaldía.

Desaparecidos el PA e IU bajo el paraguas socialista, con los que, con casi total seguridad, cerrará una alianza en capitales como Córdoba, Jaén y Sevilla, el mapa político andaluz se ha polarizado en una pugna PP-PSOE.

El PP sigue consolidando su voto urbano. En estas elecciones ha cosechado los mejores resultados de su historia, como ayer lo reconoció el secretario general de los populares andaluces, Antonio Sanz.

Éxito histórico

Los populares suben dos puntos respecto a 2003, pasando del 30,86 al 32,08 por ciento, lo que supone un aumento de concejales, de 2.342 a 2.378. Los casos más significativos han sido la victoria en Córdoba, feudo tradicional de IU, y en Sevilla, aunque en ninguna de las dos ciudades podrá gobernar si PSOE e IU confirman su comunión de intereses.

En Sevilla, el éxito históricio de Juan Ignacio Zoido, ganando las elecciones en votos, aunque empatando en número de concejales con el PSOE, representa para los populares la esperanza de que es posible seguir subiendo, ya que han consechado la mayor victoria en la capital hispalense. Al margen de las ocho capitales andaluzas, el PP consolida este voto urbano en Marbella, donde ha arrasado.

Pero ese voto urbano todavía no es suficiente para arrebatar el poder a los socialistas que, con carácter general, ganaron el domingo las elecciones municipales en Andalucía, con 8,6 puntos sobre el PP. El PSOE consiguió el 40,64 por ciento de los votos y 4.390 concejales, lo que supone una subida de dos puntos, ya que en 2003 tuvieron el 38,21 por ciento de votos y 4.117 concejales.

En los diez municipios de má de cien mil habitantes, los socialistas se quedan en un 36,1 por ciento de votos y 119 concejales. Tan sólo revalidan la mayoría en el municipio sevillano de Dos Hermanas y consiguen éxitos históricos en Jerez de la Frontera y Algeciras, en Cádiz. El llamado «voto cautivo» sigue siendo el granero de los socialistas, que consiguen retener su poder en los municipios más pequeños, donde el PP tiene su gran asignatura pendiente.

Una vez dibujado el nuevo mapa político andaluz, los «guiños electorales» entre PSOE e IU comenzaron ayer a ser una realidad. El secretario general de los socialistas andaluces, Luis Pizarro, apuntó ayer que en su formación política tienen «la mejor valoración de lo que ha significado el pacto que se suscribió con IU en la anterior legislatura». Por su parte, el Partido Popular reclamó el derecho a que gobierne la lista más votada.