El secretario general del PP, Teodoro García Egea - ABC

PP, Ciudadanos y Vox convocan una protesta el domingo en Madrid para decir «basta» a Sánchez

Casado contacta con Rivera y Abascal para coordinar la respuesta de los partidos de centroderecha a la «traición» de Sánchez

MadridActualizado:

El PP, Ciudadanos y Vox se han unido para convocar a los españoles a una movilización el próximo domingo en Madrid, y decir «basta» a Pedro Sánchez, después de saberse que su Gobierno está dispuesto a aceptar un mediador o relator o coordinador, en un diálogo bilateral con los independentistas catalanes. La concentración se ha convocado en la Plaza de Colón, el próximo domingo a las 11 de mañana.

Pablo Casado ha intercambiado mensajes con Albert Rivera y ha hablado con Santiago Abascal para coordinar la respuesta de los partidos de centroderecha a la «traición» de Sánchez. Vox ha anunciado a través de las redes sociales que se suma a la concentración del próximo domingo en la Plaza de Colón, para frenar al presidente socialista.

Casado también ha llamado a los líderes de otros partidos constitucionalistas, como Coalición Canaria, Unión del Pueblo Navarro, Foro Asturias y Partido Aragonés, para invitarles a participar en la concentración del domingo.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha registrado ya la solicitud de concentración, con esta motivación de la urgencia: «Ayer, martes 5 de febrero, conocimos por los medios de comunicación que el Gobierno de la Nación ha aceptado la presencia de negociadores en relación con la Generalitat de Cataluña».

«Este acuerdo supone un hecho inédito y sin precedentes en nuestra democracia que genera un profundo malestar en el conjunto de los españoles y exige una muestra urgente de repulsa y rechazo a dicho acuerdo». Por ello, el Partido Popular solicita la celebración de una concentración en Madrid, el próximo domingo, 10 de febrero, a las 11 horas, en la Plaza de Colón. «A dicha concentración asistirán una cifra superior a las 20.000 personas junto con representantes de los medios de comunicación. Los convocantes dispondrán de un servicio de organización para la misma».

La portavoz del PP en el Congreso, Dolors Monserrat, ha mostrado su convencimiento de que la movilización contará con una «gran» participación ciudadana. « La gente está harta de que el sanchismo se venda, se doblegue», ha asegurado, resaltando que el PP «sale el domingo a defender nuestra bandera».

La exministra popular ha justificado la movilización por el empecinamiento del Gobierno socialista en mantener su acuerdo con el independentismo. «Calvo tenía que salir para decir que rompía con el independentismo y lo que ha ehcho es ratificar el acuerdo de Sánchez», ha denunciado, acusando al Gobierno de elevar a vicepresidente al presidente de la Generalitat, Quim Torra.

Rivera propone «un frente cívico»

En esta misma línea, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha anunciado su intención de organizar el domingo un gran acto que sea «un frente cívico» contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para transmitirle que «ya basta» con su política respecto de Cataluña.

Rivera ha hecho este anuncio en el Congreso tras escuchar a la vicepresidenta, Carmen Calvo, y afirmar que «entre los independentistas y Sánchez hay un acuerdo» sobre esa mesa de partidos catalanes que es «una vergüenza» e «inaceptable» en democracia.

Según el presidente de Cs, las palabras de esta mañana de la vicepresidenta del Gobierno son prueba manifiesta de que existe un pacto oculto entre Sánchez y los separatistas, de manera que las enmiendas a la totalidad con las que amenazan tanto ERC —que ya registró la suya en el Congreso— como el PDECat no son más que «parte de la trama» para alcanzar esa mesa de partidos, que constituye «un mecanismo paralelo a las instituciones del Estado de derecho».

Ante la «urgencia» de la situación, Rivera ha comparecido dos veces esta mañana en el Congreso, en menos de tres horas, y es que a primera hora del día ya había salido ante los medios de comunicación para exigir a Sánchez que dé la cara y explique en el Congreso las «inasumibles» veintinuna exigenciasdel presidente de la Generalitat, Quim Torra, que fueron filtradas ayer tras permanecer 47 días en la sombra.

«Comprobando incrédulos que lo que ha dicho Calvo parece que va adelante, que quieren colocar a una persona a mediar, supuestamente, en un falso conflicto, quiero aprovechar desde aquí para convocar a todos los españoles. Si Sánchez no escucha en las instituciones, nos escuchará en la calle», ha clamado el líder liberal, quien ha incidido en que esta manifestación debe ir «más allá» de ideologías y siglas para decir «basta ya» a esta deriva del Ejecutivo.

«Hay que frenar a Sánchez», ha sentenciado, motivo por el que ve necesario llenar las calles para ver si así, por una vez, se consigue que «dé marcha atrás» y cese en su intención de «negociar privilegios, indultos e injerencias en la Justicia».

Vox se une

Santiago Abascal, presidente de Vox, también ha mostrado su apoyo a esta marcha contra Pedro Sánchez a través de Twitter y ha afirmado que «por encima de diferencias partidistas» todos los españoles deben salir a la calle a «echar a este Gobierno traidor que está preso de los golpistas».

Todas las opciones abiertas

El PP mantiene todas las opciones abiertas y está estudiando las distintas vías que puede utilizar para frenar las concesiones del Gobierno al independentismo. No obstante, aunque no está cerrada la opción de acudir al Tribunal Supremo para acusar a Pedro Sánchez de traición al Estado, no es una vía que estén manejando en este momento los populares, quienes prevén centrar su ofensiva contra Sánchez en la movilización popular y el Congreso.

«Primero que comparezca de forma urgente», reclamó Monserrat, después de registrar la solicitud de comparecencia de Sánchez en el Congreso junto al secretario general del PP, Teodoro García Egea. Piden al presdiente que explique ante el Pleno «la rendición del Gobierno al aceptar un mediador para negociar la ruptura de España».

La Mesa de la Cámara Baja la calificará en su reunión de la próxima semana y dará traslado de la misma a la Junta de Portavoces. En este órgano, el PSOE y sus socios tienen mayoría por lo que el presidente solo comparecerá si desea hacerlo o si alguno de los grupos que lo apoya se lo exige.

Paralelamente a esta petición, el PP desplegará en el Parlamento varias iniciativas referidas a Cataluña. De manera inmediata, el Grupo Popular tiene cupo para elevar al Pleno iniciativas de contenido territorial que fuercen al Grupo Socialista a posicionarse y, de paso, alimenten el debate interno que ya divide a la bancada del Ejecutivo.

De hecho, los populares tienen que elegir en los próximos días una proposición de ley para su defensa en el Pleno que, según fuentes de la dirección popular, se referirá a Cataluña. En este caso, tienen tres opciones para elegir: la propuesta de reforma del sistema de financiación para impedir que los CDR reciban financiación pública; la reforma de la ley de acción exterior para permitir el cierre de las embajadas catalanas que deterioren la imagen de España; y la ilegalización de los partidos que plantean romper el país. Los populares defenderán en las próximas semanas, además, una moción contra los 21 puntos exigidos por Quim Torra a Pedro Sánchez en diciembre.

Por último, Casado tiene la opción de plantear la reprobación del presidente del Gobierno e incluso una moción de censura, aunque no cuenta con mayoría suficiente para sacarlas adelante.