Ruiz-Gallardón siguió la jornada electoral en la Puerta del Sol

El PP se queda a 30.000 votos de la mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid

MARIANO CALLEJA
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

MADRID. Después de una noche electoral de auténtico infarto para unos y otros, el PP daba ayer por perdida la mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid, por un margen no superior a 30.000 votos. Una vez conocidos los resultados con el cien por cien de las papeletas escrutadas, la candidatura que encabeza Esperanza Aguirre se queda con 55 diputados, uno menos de la mayoría absoluta, mientras que el PSOE obtiene 47 e Izquierda Unida nueve. Aún quedan por conocerse los votos de los residentes ausentes, que son unos once mil, pero ni en el caso de que todos fueran a parar al PP podría modificarse ya ese resultado.

El recuento de los votos de la Comunidad se prolongó a lo largo de la madrugada del lunes. El goteo de datos se paró a las tres y media de la noche al 99,81 por ciento escrutado, con un resultado ajustadísimo. Hasta ese momento, el PP había ido subiendo al mismo ritmo que el escrutinio, hasta situarse al borde de la mayoría absoluta. Quedaban por conocerse los datos de nueve mesas electorales, en Madrid, Perales de Tajuña, El Escorial, Alpedrete, Móstoles y Torrejón de la Calzada. El retraso se debió a pequeñas incidencias, como la falta de acuerdo entre los presidentes de las mesas y los interventores, que suelen ser habituales en todos los procesos electorales. En todo caso, ya quedaba poco que decidir. La candidata del PP, Esperanza Aguirre, no esperó más y compareció para proclamar que había ganado las elecciones de forma inequívoca.

Los populares aún tenían un resquicio de confianza para ganar el diputado 56, pues quedaban los votos de los residentes ausentes y alguna saca de votos por correo que no había llegado a las urnas, según explicaron fuentes de la dirección regional del PP. Además, se presentaron reclamaciones en varias mesas y el PP quería revisar todas las actas de Parla, donde el candidato del PSOE, Tomás Gómez, ha sido el más votado de toda España, con el 75,35 por ciento de las papeletas. Los populares expresaron su extrañeza por este resultado tan abultado, en el que quizás ha tenido algo que ver que Metrosur, la obra emblemática de la última legislatura, no tiene estación en este municipio.

Nuevo Gobierno regional

A primera hora de la mañana, con el cien por cien de los votos escrutados y con las calculadoras echando humo, el PP -que debía ganar un diputado a costa de IU- vio que necesitaba 30.000 papeletas más y sólo quedaban por conocerse las once mil de los emigrantes. Así, dio por perdida la mayoría absoluta sin decirlo oficialmente, mientras el candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad, Rafael Simancas, anunciaba, aún con prudencia, que en Madrid habría un nuevo Gobierno regional y él sería su presidente con el apoyo de IU. El candidato de esta coalición, el comunista Fausto Fernández, no tardó tanto en adelantar la «victoria de la izquierda»; lo hizo algo después de las nueve de la noche del domingo, con los resultados en el aire.

Fuentes del equipo de campaña de Aguirre consideran que la clave para no llegar a la mayoría absoluta ha estado en la ciudad de Madrid, donde la candidata del PP ha obtenido 42.866 votos menos que su compañero de partido Alberto Ruiz-Gallardón, mientras que Simancas sacó 23.279 más que Trinidad Jiménez. «Nos ha faltado un cinco por ciento más en Madrid capital», comentan las mismas fuentes.

La Asamblea de Madrid se constituirá el próximo 10 de junio y en la segunda quincena de ese mes será investido presidente Rafael Simancas, con los votos de PSOE y de IU, como estaba previsto. Esperanza Aguirre ya anunció en la precampaña que si no obtenía la mayoría suficiente para gobernar, se quedaría en la oposición al frente de su grupo parlamentario.

La opción favorita

Mientras, el candidato del PP a la Alcaldía de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, que arrasó en la capital con 30 concejales de 55 posibles, advirtió al líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, de las consecuencias negativas que una coalición de PSOE e IU podría traerle en las generales de 2004. En declaraciones a la Cadena Ser, el próximo alcalde de Madrid señaló que «si por unos cuantos miles de votos Esperanza Aguirre se queda por debajo de la mayoría absoluta, eso no eclipsa que haya sido la opción favorita de los madrileños, aunque en democracia es legítimo que el segundo y el tercero se unan para que no gobierne el primero». Gallardón recordó que un pacto como el de Baleares, con el único objetivo de que no gobernara el PP, ha traído una mayoría absoluta del PP.

Simancas, por su parte, señaló que confía en mantener con Ruiz-Gallardón mejores relaciones de las que éste tenía con Álvarez del Manzano y afirmó que es necesario «respetar los ámbitos competenciales»