Pablo Casado en el Foro ABC
Pablo Casado en el Foro ABC - Maya Balanya

El PP promete una «revolución fiscal»:IRPF por debajo del 40%;Sociedades, menos del 20%

Casado quiere eliminar los impuestos de Patrimonio, Sucesiones y Donaciones

MadridActualizado:

En plena ebullición por las negociaciones del Gobierno con Podemos para subir los impuestos y crear nuevas figuras que gravan el consumo, el líder del PP perfiló ayer públicamente su receta fiscal que apunta exactamente a lo contrario. Pablo Casado aprovechó la tribuna del Foro ABC, que concitó a un variado público del mundo político, económico y social, para desgranar lo que presentó como una «revolución». No despejó en todo caso la incógnita de cómo lograr la cuadratura del círculo, garantizar el sistema de pensiones y los servicios públicos con menos ingresos más allá de una apuesta genérica por ajustar el gasto público, aprovechar los recursos de la transformación digital y reformar la Administración.

«Queremos impuestos bajos», enunció Casado invocando su ideario liberal. «Proponemos una revolución fiscal, que lleve al IRPF por debajo del 40%, el Impuesto de Sociedades por debajo 20%», delimitó sobre las dos grandes figuras a debate. En concreto, fijó el tope sobre las rentas más altas en el 39%, lo que nos situaría en un marginal en la «media europea», según dijo. Ahora el tipo máximo del IRPF en España oscila entre el 43,5% de Madrid y el 48% de Cataluña, Andalucía o la Comunidad Valenciana. El impuesto de Sociedades tiene un tipo mínimo en España del 25%, lo que deja a nuestras empresas sin músculo para competir fuera, advirtió.

Pero el nuevo líder de Génova no se quedó ahí. También propuso la supresión del Impuesto de Patrimonio así como el de Sucesiones y Donaciones en toda España. Los tres impuestos están transferidos a las comunidades autónomas, y mientras en algunas como la Comunidad de Madrid no se paga por el patrimonio acumulado ni por las sucesiones de padres a hijos, en otras regiones el pago de este impuesto se lleva buena parte de la herencia. Los tipos son distintos dependiendo de las regiones en las que residiera el difunto. Ciudadanos ya ha registrado una propuesta de ley en el Congreso para eliminar este tributo.

Rechazo al gravamen sobre el diésel

El líder de la oposición se reafirmó en otro de los principios que maneja el partido, no crear nuevos tributos, y rechazó el nuevo gravamen que anuncia el Gobierno sobre el diésel y también sobre las tecnológicas.

Atacó el endeudamiento y las políticas que llevan al desequilibrio presupuestario, las de la izquierda, avisó, y que pueden conllevar a que «nuestros hijos paguen los excesos, la demagogia y las largas campañas electorales» que se avecinan con un Sánchez determinado a aprobar su proyecto de Presupuestos en plena campaña de las municipales y autonómicas de 2019.

Defensa del libre mercado

Casado ondeó la bandera del libre mercado frente al intervencionismo. «Es lo más moderno e inclusivo, lo que más lucha contra la desigualdad» y exhibió bagaje en materia económica citando a autores como Hayek, autor de «Camino de servidumbre». En esta obra el Nobel de Economía defiende que el socialismo se nutre del «colectivismo», que es enemigo de la «libertad» individual. «Frente a los mantras fracasados y falaces tenemos que apostar por el libre mercado», insistió. «Me alegro de que haya gente de mi edad que lea a autores liberales», dijo en el coloquio posterior al almuerzo celebrado en el Casino de Madrid, organizado por Deloitte y Ferrovial.

Su receta de bajada de impuestos, supondría un ahorro para los bolsillos de los españoles por encima de los 12.000 millones de euros, aunque pronosticó que se recaudará más por efecto de «la curva de Laffer». Según esta teoría, la rebaja de impuestos no solo reduce el fraude fiscal, sino que también incentiva la inversión y el consumo, con lo que al menos parte de lo que se pierde con la reducción fiscal, se vuelve a recuperar con otros impuestos. Se trata en todo caso de una cantidad similar a la que «ha recaudado de más la Agencia Tributaria este año con la mayor actividad económica», precisó.

Preguntado sobre las pensiones por la subdirectora de ABC, Yolanda Gómez, el líder del PP propuso una rebaja de las cotizaciones sociales, en lugar de destoparlas, como defiende el Gobierno de Pedro Sánchez. Y secundó las reformas adoptadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy para garantizar el sistema, incluido el factor de sostenibilidad, en el punto de mira de la izquierda. Sobre el acuerdo arrancado en el Pacto de Toledo para ligar las pensiones al IPC aseguró que esa referencia debe tener en cuenta las tasas de crecimiento económico. «Porque si no volveremos a crear un boquete como el de 2011, que seguimos pagando».

Casado abogó por una remodelación de la Administración y reducción de la burocracia: «Por cada ley que se apruebe se deberán eliminar al menos dos», señaló y apostó también por una reforma de la función pública que no afectaría a los actuales funcionarios, pero sí a los futuros, y en la que se apueste por incentivar a los funcionarios con una retribución por objetivos.