El PP presentará recursos de inconstitucionalidad y amparo contra la reforma

«Venimos aquí por imperativo histórico. Éste no es nuestro Parlamento», avisan los diputados de ERC durante la reunión de la Junta de Portavoces del Congreso

Actualizado:

J. L. L.

MADRID. El Estatuto catalán continúa dando pasos en el Congreso. Ayer, la Mesa de la Cámara -oída la Junta de Portavoces- decidió fijar la fecha del 2 de noviembre para que el Pleno debata la toma en consideración de la propuesta. Además, el órgano rector del Congreso acordó rechazar los escritos de reconsideración planteados por el PP para que la reforma estatutaria se tramite como modificación de la Carta Magna y se consulte a los órganos constitucionales antes de su paso por la Cámara.

Acabada la reunión, el portavoz del Grupo Popular, Eduardo Zaplana, confirmó la intención de su partido de acudir al Tribunal Constitucional. La novedad es que el PP no planteará un solo recurso, sino dos: de amparo por la decisión de la Mesa de admitir a trámite el Estatuto -que ya fue adelantado la semana pasada- y otro de inconstitucionalidad cuando la reforma sea aprobada en las Cortes (no antes de un año, según se prevé). A su vez, los populares dieron a conocer un extenso y completo informe que contiene 25 similitudes entre el plan Ibarretxe y el texto catalán, que prueban -en opinión del PP- la «incoherencia» de Zapatero al rechazar el primero y aceptar el segundo.

Por otra parte, la reunión de la Junta de Portaves de ayer fue tensa y dura por dos motivos. El primero, la decisión del Gobierno y sus socios de permitir que los representantes del Parlamento catalán intervengan en el Pleno del día 2 por la mañana y luego se suspenda la sesión hasta la tarde (algo que no pasó con el plan Ibarretxe ni con la reforma valenciana). El segundo, una frase del portavoz de ERC Joan Tardá, que quedó recogida en las actas por expreso deseo del PP: «Venimos aquí -dijo- por imperativo histórico. Éste no es nuestro Parlamento».