El PP pide a un edil socialista que dé ejemplo y dimita por favorecer a su primo

Pese a llevar «quince días dando lecciones de ética» acerca del proyecto de la Gran Vía de Logroño, el concejal socialista ha «infringido la ley», dice el PP

Actualizado:

SONIA BARRADO

LOGROÑO. La portavoz del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Logroño, Concepción Gamarra, calificó ayer como un «ataque miserable, cruel e injustificado» las acusaciones del PSOE a la coordinadora de Desarrollo Urbano, Yolanda Tamayo, en la adjudicación de las obras de la Gran Vía. Gamarra pidió a su homólogo socialista Tomás Santos que sea él quien dimita «para dar ejemplo de ética», ya que, según aseguró, ha votado en tres ocasiones a favor de proyectos en los que estaba implicado un primo carnal.

La edil explicó que la primera vez se produjo en Pleno el 1 de julio del pasado año en una recalificación dentro del PGOU de la capital riojana; la segunda el 2 de septiembre de 2004 en un proceso administrativo; y la tercera en la aprobación del plan de la Portalada III el pasado 5 de mayo. En los tres casos el primo del socialista era el administrador. «Santos no se abstuvo, ha infringido una ley que como concejal ha jurado», dijo Gamarra, lo que contrapuso a la postura de la coordinadora de Desarrollo Urbano -cuyo marido colabora como arquitecto en el proyecto de Gran Vía-, «que no ha intervenido ni va a intervenir en el proceso» y que ha actuado «dentro del marco legal y de manera intachable». «Presentó su abstención verbalmente, lo que es una práctica habitual».

Por todo ello, indicó que Santos es quien ha faltado a la obligación legal que tienen los concejales de abstenerse en su intervención en procesos en los que estén implicados ellos o sus familiares, con el fin de evitar incompatibilidades y separar la vida pública de la privada. «El PSOE lleva quince días dando lecciones de ética política, cuando ellos son los únicos que no la tienen», denunció. Gamarra defendió la actuación de su partido en el procedimiento de la Gran Vía y acusó a los socialistas de querer «acabar con un proyecto importante para la ciudad; tienen doble rasero y falta de ética política».

PSOE: «Desvían la atención»

El PSOE volvió ayer a pedir la dimisión de Tamayo y exigió al PP que «deje de intentar desviar la atención con insultos y difamaciones y cese de una vez a la coordinadora de Desarrollo Urbano por la adjudicación de la remodelación de la Gran Vía a un proyecto diseñado por su marido».