El PP se muestra «defraudado» y no da por cerrado el acuerdo

Efe/Madrid
Actualizado:

Las CCAA gobernadas por el PP salieron hoy de la Conferencia de Presidentes "insatisfechos por la cuantía y la forma" de la propuesta presentada por el Gobierno sobre el déficit sanitario y no dieron por cerrado un acuerdo que, "se cerrará, si se cierra, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

Así lo expresó en nombre de todos los presidentes del PP, que le acompañaban en la sala, el jefe del Ejecutivo de la Rioja, Pedro Sanz, quien pidió la propuesta del Gobierno sea examinada "con más tranquilidad" en un próximo CPFF.

Aseguró además que la aportación del Gobierno no es de 1.700 millones sino muy inferior y dijo que han salido de la reunión " defraudados y desilusionados y con mal sabor de boca" por las prisas y la "imposición" de un documento que apenas han podido discutir en 45 minutos.

En este sentido, recalcó que los presidentes de su formación se sienten "totalmente defraudados" y calificó de "kafkiano" que los medios de comunicación conozcan el documento del Gobierno antes que los propios presidentes. "Es poco serio, poco respetuoso. Todavía no tenemos un papel ni un documento", dijo el presidente riojano, para añadir que esto impide a cada comunidad evaluar "cómo se va a repartir" el dinero.

Al ser preguntado si será posible alcanzar un acuerdo, Sanz auguró que no habrá acuerdo hoy, dado que, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha hablado de 1. 500 millones de "forma global", pero su formación quiere saber "cuánto va a llegar a cada comunidad.

"A no ser que nos den un talón con identificación de la firma y garantizado, es materialmente imposible, por falta de tiempo, poder analizar en profundidad la propuesta del Gobierno y por tanto será muy difícil que podamos llegar a un acuerdo y habrá que intentar trasladarlo al Consejo de Política Fiscal y Financiera", subrayó.

Por último, el presidente riojano señaló que el jefe del Ejecutivo había asegurado que no era partidario de que la Conferencia de Presidentes "tenga un rango" porque era una "competencia exclusiva del Gobierno". A su juicio, este hecho hace que esta convocatoria se convierta en una especie de "monólogo, parecido al debate de las autonomías".