Francisco Granados, en la Asamblea de Madrid en junio de 2011, antes de presentar su renuncia
Francisco Granados, en la Asamblea de Madrid en junio de 2011, antes de presentar su renuncia - BALLESTEROS

El PP de Madrid pagó 2,5 millones de euros de la campaña de 2007 con su caja B

Informes de la UCO entregados al juez acreditan ingresos opacos, pagos en metálico y desvío de facturas electorales a la fundación Fundescam, que se nutría de subvenciones, y a empresas privadas

MadridActualizado:

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, que investiga la trama Púnica, considera que el PP de Madrid manejó una caja B para recibir ingresos en metálico y pagar gastos electorales en tres campañas electorales, dos de ellas municipales y autonómicas (2007 y 2011) y otra de ellas de elecciones generales (2008). Esta contabilidad opaca, que era manejada por el tesorero del partido, Beltrán Gutiérrez, acredita, según un informe de la UCO, que el partido superaba «sistemáticamente los límites de gasto electoral».

En el caso de las elecciones autonómicas y municipales de 2007, los agentes de la Unidad Central Operativa sostienen que el PP de Madrid gastó 2,5 millones de euros más de lo que declaró a la Cámara de Cuentas. Esos fondos se pagaron en metálico o bien mediante facturas a terceros. Es el caso de Fundescam, fundación que se nutría de subvenciones de la Comunidad de Madrid y que costeó mítines electorales del PP. Otros pagos se desviaban a empresas privadas.

Velasco, en la documentación que obra en el sumario y a la que ha tenido acceso ABC, señala como responsables al exconsejero de Presidencia y exsecretario general del PP de Madrid Francisco Granados; al extesorero del partido Beltrán Gutiérrez y al exconsejero de Transportes Ignacio Echevarría, todos ellos patronos de Fundescam. La investigación de las cuentas del PP se inició gracias al hallazgo de una libreta negra de 123 páginas en el domicilio de Granados, en la que aparecían anotaciones de ingresos y gastos electorales opacos.

Beltrán Gutiérrez, imputado y cuyo despacho fue registrado por la Guardia Civil, es el foco de esta pieza separada de la operación Púnica, por la que está encarcelado Francisco Granados. Estos hechos serían constitutivos de los delitos de falsedad documental y delito electoral, según las pesquisas.

Los investigadores consideran que esta financiación irregular también tuvo lugar en los gastos del PP madrileño en las elecciones generales de 2008. «La citada facturación se emitió de manera preconcebida en concepto de cursos de formación a la fundación Fundescam para que las mismas fuesen abonadas a través de Subvenciones públicas concedidas por la Comunidad de Madrid en concierto con los cargos públicos que las concedían», afirma la Guardia Civil que señala a Fundescam por la financiacion B.