Hemiciclo del Congreso de los Diputados
Hemiciclo del Congreso de los Diputados - Jaime García

El PP dice ser un partido de Estado y que Sánchez no quiso acuerdos

Advierte a Feijóo de que no se puede pactar si al otro lado de la mesa está el del «no es no»

Albert Rivera ofrece a PSOE y PP una «solución de Estado» para evitar la repetición electoral

Sesión de control, previa a la repetición de elecciones, en directo

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En Génova no se dan por aludidos cuando el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, afirma, en una entrevista en ABC, que si en España hubiera hombres de Estado, y no políticos adolescentes, habría un Gobierno de coalición. Pablo Casado recordó este fin de semana en Vitoria que había ofrecido once pactos de Estado a Pedro Sánchez después de las elecciones generales, pero el líder socialista fue quien rechazó cualquier acuerdo con el Partido Popular, y prefirió buscar alianzas con los independentistas, los nacionalistas y los populistas. El ejemplo más sangrante para el PP es Navarra. Para los populares fue la prueba de fuego de que Sánchez no quería nada con los constitucionalistas, ni pactar un acuerdo de investidura, ni mucho menos un Gobierno de coalición.

«El PP es un partido de Estado», subrayan fuentes parlamentarias populares consultadas por ABC. «Hemos ofrecido pactos a Pedro Sánchez, que no quiso pactar con Mariano Rajoy en 2016 cuando este se lo ofreció y ahora es quien ha dicho que su socio preferente es Podemos».

Los populares advierten de que «no puede haber una gran coalición si al otro lado de la mesa está el del no es no». Ante la posibilidad de que el PP pueda facilitar una investidura de Sánchez si se repiten las elecciones generales, y se mantiene el mismo reparto de fuerzas, o parecido, las mismas fuentes lo rechazan, con el mismo argumento del ejemplo de Navarra y porque creen que si algún partido tendría que abstenerse ese sería, en todo caso, Ciudadanos.

En el Grupo Popular no comparten la idea expresada por el presidente de la Xunta de Galicia de que los votantes del PP aceptarían y entenderían un acuerdo con Sánchez, ya fuera para una coalición o para un pacto de investidura. Las encuestas, recuerdan las fuentes de Génova consultadas por ABC, reflejan con claridad que los votantes populares rechazan una coalición con Sánchez de plano: «Hasta el CIS y todas las encuestas dejan claro el rechazo de nuestro electorado a formar un Gobierno con Pedro Sánchez», remarcan fuentes parlamentarias.

La entrevista del presidente gallego ha provocado otras reacciones, tanto dentro como fuera del PP. Dolors Montserrat, exministra de Sanidad y portavoz popular en el Parlamento Europeo, afirmó ayer que «si hay elecciones el único culpable es Sánchez», y recordó los pactos de los socialistas para formar Gobierno en Navarra, con EH Bildu, y en la Diputación de Barcelona, con Junts per Catalunya, informa Ep.

«Todo es un paripé para su único objetivo personal de convocar elecciones por su interés de mantenerse en La Moncloa. No le importamos ni los españoles ni España; solo le importa su silla», según Montserrat, que defiende que a España le va mejor cuando gobierna su formación polítiva. Asimismo insistió en que Sánchez no ha sido capaz de aprobar unos Presupuestos ni de conseguir dos investiduras, y le pidió que «no busque culpables fuera», ya que le considera único culpable de que pueda haber nuevas elecciones.

También se pronunció ayer sobre la gran coalición propugnada por Alberto Núñez Feijóo el líder de los populares alaveses, Iñaki Oyarzábal, quien afirmó que le parecería «bien» cualquier acuerdo que dé estabilidad a España. En todo caso, y ante la «imposibilidad» de que los partidos de izquierda «asuman» los resultados de los últimos comicios, llamó a la «confianza» de «una mayoría de españoles que necesita a alguien que gobierne y que ponga este país a trabajar».

Hay que recordar que el PP vasco celebró este fin de semana una convención en la que hubo un cierre de filas con Génova, después de algunos desencuentros con la dirección nacional, y muy especialmente con la portavoz parlamentaria Cayetana Álvarez de Toledo, que acusó a los populares vascos de contemporizar con el nacionalismo. La proximidad de las elecciones generales y también autonómicas propició el sábado un cierre de filas, pero eso no quiere decir que, como Feijóo propone, desde esa comunidad se considere que lo mejor es centrar al partido tras un periodo de escoramiento a la derecha.

Las palabras de Feijóo también fueron comentadas por la secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendia, que aseguró que lo «lógico» hubiera sido que el PP hubiera facilitado un nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez. «Es necesario un gobierno progresista que la mayoría ciudadana votó. Hay tanta distancia de escaños entre el PSOE y el resto que será difícil que el panorama cambie, por lo que hubieran debido tener altura de miras y visión de Estado». No obstante consideró que la voz de Feijóo es absolutamente aislada en su partido.