El PP considera que los inmigrantes deben asumir los valores occidentales

C. DE LA HOZMADRID. El PP dio ayer el pistoletazo de salida a la primera de sus cuatro conferencias con las que pretende ir sentando las bases de sus propuestas electorales para los comicios locales y

Actualizado:

C. DE LA HOZ

MADRID. El PP dio ayer el pistoletazo de salida a la primera de sus cuatro conferencias con las que pretende ir sentando las bases de sus propuestas electorales para los comicios locales y autonómicos de mayo de 2007 y para las generales de un año después. Ayer le tocó el turno a la inmigración, con un despliegue de «pesos pesados» populares, quienes, con matices y tonos más o menos duros, según el caso, vinieron a coincidir en su análisis de la situación. A la Conferencia sobre Inmigración que hoy clausura Mariano Rajoy le seguirán las de Seguridad, Economía y Modelo de Estado, esta última destinada a presentar las propuestas de modificación constitucional anunciadas por el líder del PP.

La cita sobre inmigración se producía en el mismo momento en que la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, anunciaba su pretensión de convocar a los Grupos Parlamentarios para intentar consensuar un pacto de Estado. Aún sin conocer este anuncio, el líder de los populares catalanes, Josep Piqué, que moderaba una de las mesas de debate de la Conferencia, criticó al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, por «romper el consenso» alcanzado en el año 2003 con la reforma de la Ley de Extranjería y «ahora, en función de que le tema le tiene desbordado, intenta endosárselo al PP».

También de consensos «dinamitados» habló el secretario general del PP, Ángel Acebes, quien abogó por un cambio en España «que ponga fin a un proyecto político agotado que no ofrece más que problemas y enfrentamientos». Acebes, que denunció que cerca de 6.000 personas «han perdido la vida» en los últimos tiempos intentado llegar a las cosas españolas, señaló que la «maniobra propagandística» que lo que el PP califica de «efecto llamada», «ha contribuido a cebar la nueva esclavitud del siglo XXI».

Además, el «número dos» del PP, se detuvo especialmente en el aspecto de la integración, para colegir que «la verdadera convivencia sólo es posible cuando existen unos valores comunes y normas compartidas».

Esta fue una idea recurrente de todos los intervinientes. Esperanza Aguirre habló de «integración en la sociedad y en el sistema de valores de la sociedad occidental»; Alberto Ruiz-Gallardón de proceso «bidireccional» que exige, dijo, «un compromiso de ambos con valores propios, pero también universales», e Ignacio González, que fuera secretario de Estado de Inmigración, fue el que empleó el tono más duro y señaló que es necesario «exigir la aceptación de nuestro sistema constitucional y la defensa de los valores y principios que nos han hecho grandes».