El PP cántabro acusa a Revilla de utilizar sus concejales para asegurarse la Presidencia

ABCSANTANDER. El presidente del PP cántabro y candidato a la Presidencia regional, Ignacio Diego, acusó ayer al líder del PRC y candidato a la reelección como presidente, Miguel Angel Revilla, de

Actualizado:

ABC

SANTANDER. El presidente del PP cántabro y candidato a la Presidencia regional, Ignacio Diego, acusó ayer al líder del PRC y candidato a la reelección como presidente, Miguel Angel Revilla, de utilizar a los concejales regionalistas «como si fueran de su propiedad, para intentar salvar a Gorostiaga» y, con ello, «asegurarse» él de nuevo la Presidencia de la Comunidad autónoma.

En el transcurso de una rueda de prensa, Diego insistió en que el acuerdo del PSOE y el PRC para intentar hacerse con 33 alcaldías es «un mero reparto de poder» y más que una «negociación» es un «negocio». Criticó, además, que se están ejerciendo «presiones inadmisibles» sobre concejales de los dos partidos políticos y lamentó que «después de dos semanas y media, nadie ha hablado de programas, de estabilidad o de los intereses de los ciudadanos, sino de reparto de alcaldías y de intereses personales».

A juicio de Ignacio Diego, en lo que ha denominado «huida hacia adelante» de la secretaria general del PSC-PSOE y candidata a la Presidencia, Lola Gorostiaga, «lo que menos le preocupa» es la estabilidad de los ayuntamientos y lo que busca con los acuerdos municipales es «maquillar los desastrosos resultados del PSOE, no sólo a nivel regional, sino también local».

«Estabilidad imposible»

El líder popular cuestionó cómo se «empeña» Gorostiaga en repetir un pacto municipal con el PRC pretendiendo una estabilidad que «se demostró imposible» la pasada legislatura con la ruptura de «pactos personalistas, forzados por Revilla y Gorostiaga», como los de Reinosa, Suances, Santa Cruz de Bezana, San Vicente de la Barquera o Comillas, que terminaron en un «verdadero desastre para los municipios y su estabilidad».

En el caso concreto de Suances, Diego consideró «inaceptable» que se pretenda «vender estabilidad, obligando a pactar de nuevo entre sí» a los mismos candidatos que «fueron incapaces de aguantar dos años» juntos en la legislatura 2003-2007 y se tiraron los trastos a la cabeza».

Preguntado por el municipio de Limpias, donde no está tan claro que el edil del PRC pacte con el PSOE, Ignacio Diego explicó que el Partido Popular, que es la lista más votada, intentará buscar «la mayor estabilidad posible» y, de lo contrario, al menos hacerse con la Alcaldía en minoría, «para que se respete la voluntad de los vecinos».

Por otro lado, el candidato popular criticó también la actitud, a su juicio, «chulesca y amenazante» de Gorostiaga ante la cual, según dijo, Revilla no ha «movido ni una ceja por temor a perder lo que más quiere, la Presidencia».

Además, reprochó a la candidata socialista que haya pedido al PP que no se meta donde no le llaman y le recordó que la obligación del Partido Popular no es otra que la de trabajar para conseguir gobiernos respetuosos con su programa y que sean capaces de aportar estabilidad.

Diego señaló que en los últimos días Gorostiaga ha dicho «varias barbaridades», entre otras, la de atribuir en parte el retroceso socialista a la política nacional. Pero en este aspecto le dio la razón porque, a su juicio, las políticas nacionales sí que han tenido «en parte la culpa de la derrota del PSOE cántabro, ya que José Luis Rodríguez Zapatero ha sido el peor presidente de la historia de España», señaló, «entre otras cosas en la política antiterrorista y territorial».

Enorme deslealtad

Sin embargo, consideró una «enorme deslealtad» por parte de Gorostiaga hacia Rodríguez Zapatero achacar sus resultados a esas políticas nacionales y le recordó que el electorado también ha «castigado» la «desastrosa gestión» de las consejerías del PSOE y su decisión de dar la Presidencia al PRC, convirtiendo en presidente «al último» y «retorciendo la voluntad de los electores socialistas».

En este sentido, señaló que el «efecto presidente» que ha conducido al PSOE a su situación actual no ha sido el de Revilla, sino el «efecto presidente» de Rodríguez Zapatero que, según dijo, «es quien pactó personalmente con Revilla sin atender los intereses del Partido Socialista de Cantabria». «Son el efecto Zapatero y el efecto Gorostiaga los que están borrando al PSOE del mapa político en Cantabria», sentenció el líder del PP.