El histórico etarra Santi Potros saliendo de la cárcel de Salamanca tras quedar en libertad
El histórico etarra Santi Potros saliendo de la cárcel de Salamanca tras quedar en libertad - EFE

Los populares dicen que ellos jamás acercarán a presos etarras

Las víctimas creen «ajustado a derecho» el trasado de los dos últimos terroristas

MadridActualizado:

Las principales asociaciones de víctimas del terrorismo no respaldan las críticas del PP al Gobierno por el traslado esta semana a cárceles del País Vasco de dos antiguos miembros del «comando Bizkaia» en aplicación del tercer grado. Este caso no forma parte del acercamiento de presos de ETA que Pedro Sánchez anuncia desde junio, pero preocupa a un PP que reprocha al Gobierno haberse plegado ante el PNV. El presidente del PP, Pablo Casado, acusó ayer a Sánchez de ceder en el chantaje de los nacionalistas que le apoyaron para llegar a La Moncloa y manifestó que los populares se opondrán «frontalmente» a otorgar concesiones a los etarras.

«No puede haber acercamiento de presos ni beneficios penitenciarios a terroristas que no se han arrepentido, que no han esclarecido los crímenes que están sin resolver», aseveró Casado, que precisamente se encontraba en un homenaje en Santa Pola (Alicante) a dos víctimas asesinadas por la banda en 2002. «El Gobierno del PSOE está utilizando una política antiterrorista que nos preocupa», continuó. Este traslado coincide, además, con la puesta en libertad del histórico de ETA Santi Potros, que abandonó la prisión el lunes tras cumplir 31 años de condena. También en este caso, el popular aseguró que no tolerarán ningún homenaje a «un criminal sanguinario que mató a 38 personas».

Pero sus críticas no encontraron el respaldo de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), cuya presidenta, Maite Araluce, afirmó que este traslado «se ajusta a la ley» y, por tanto, no se oponen a la decisión.

En la misma línea la presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite), Consuelo Ordóñez, argumentó que el traslado de Olga Sanz y Javier Moreno es «absolutamente legal» y «totalmente ajustado a derecho». Ordóñez enmarcó las críticas del PP en su nuevo papelde oposición. «El PP es el primero que ya tenía pactados con el PNV los acercamientos–de presos de ETA– y la transferencia de prisiones. Ahora si quiere hacer política de oposición, que la haga», señaló en declaraciones a Efe una vez se efectuó el traslado.

Refriega política

El líder del PP exigió lealtad al Gobierno y aseguró que su partido no se pondrá de perfil si los acercamientos se vuelven constantes, porque lo consideran una «contraprestación a una moción de censura vergonzante». Además, Casado lamentó que el expresidente del PP vasco Carlos Iturgaiz tuviera que enviar una carta al Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para recordarle que Olga Sanz y Javier Moreno, los pistoleros trasladados, «no le han pedido perdón por querer matarle».

Ante el descanso estival del Ejecutivo, el secretario de Coordinación Territorial del PSOE, Santos Cerdán, se lanzó a responder al PP. Primero recordó que la política de dispersión la estableció un Gobierno socialista para luchar contra el terrorismo. Y luego argumentó que el traspaso de Olga Sanz y Javier Moreno al País Vasco no es «ningún guiño» al PNV ni una modificación de la legislación. Según explicó, el tercer grado fue solicitado en abril y concedido por el Gobierno de Mariano Rajoy. Algo que también destacaron las asociaciones de víctimas.

Cerdán también criticó que la carta de Iturgaiz a Marlaska demuestra su «bajeza moral» y que el PP está utilizando la situación para hacer política partidista.