Julian Assange, en una imagen de archivo
Julian Assange, en una imagen de archivo - AFP

Políticos de Podemos visitaron a Julian Assange entre 2015 y 2016

El fundador de Wikileaks, imputado por EE.UU., está refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012

Julain Assange, fundador de Wikileaks, detenido por la Policía británica

Corresponsal en WashingtonActualizado:

El registro de visitas a Julian Assange, fundador de Wikileaks e imputado por la justicia norteamericana a causa de unos supuestos delitos bajo secreto de sumario, revela sus lazos con España, sobre todo con políticos en la órbita de Podemos que ocupan escaños en el Europarlamento, el Congreso de los Diputados y el Ayuntamiento y la Asamblea de Madrid. El equipo de Assange denunció la semana pasada que el gobierno de Ecuador, en cuya embajada en Londres está refugiado desde 2012, va a expulsarlo con la finalidad de entregarlo a EE.UU., algo que la cancillería ecuatoriana niega.

Su irrupción en la crisis de la independencia catalana le costó a Julian Assange un aislamiento casi completo.

Mariano Rajoy pidió a su homólogo ecuatoriano, Lenín Moreno, que hiciera al director de Wikileaks respetar la cortesía del asilo político después de que este promoviera campañas contra periodistas españoles, predijera una guerra civil y comparara a España con la Alemania nazi.

Los registros de entrada y salida de la embajada desde 2015 hasta hoy, facilitados a ABC por la diplomacia ecuatoriana, revelan visitas de políticos de Podemos a Assange entre 2015 y 2016, cuando este partido había obtenido ya cinco escaños en el Europarlamento y el gobierno en coalición de ciudades como Madrid.

Entre quienes fueron a Londres a verse con Assange están, a finales de 2015, el eurodiputado Miguel Urbán y su asistente, Alejandro Merlo Oteo, además de Juan Peris-Mencheta, colaborador de Pablo Echenique. También dos piezas clave del gobierno municipal de Manuela Carmena en Madrid: el concejal Pablo Soto y el director de Participación Ciudadana del consistorio, Miguel Arana Catana.

Meses después, en junio de 2016 fueron a ver a Assange dos miembros de Podemos que figuran en el registro como «Amador Bustinduy y Miguel Ongil». El primero es probablemente Pablo Bustinduy Amador, diputado en cortes generales por Podemos desde 2016. Ongil es diputado regional en la Asamblea de Madrid.

Más frecuentes son las visitas de Baltasar Garzón, que asumió la defensa de Assange cuando este se refugió en la embajada ecuatoriana e en 2012. Entre 2015 y 2017 fue a la embajada en al menos tres ocasiones, la última el 12 de marzo de 2017. En al menos 10 ocasiones estuvo con Assange una colaboradora de Garzón, la abogada Renata Ávila. Esta visitó a Assange el 9 de marzo de 2017, el mismo día en que estuvo con el fundador de Wikileaks el líder del movimiento a favor del Brexit, Nigel Farage.

Este diario contactó tanto con Garzón como con Ávila para que explicaran sus encuentros con Assange, sin que estos respondieran. Ávila se vio con Assange con más frecuencia en 2017, a medida que se acercaba la fecha del referéndum ilegalizado de independencia. Entre el 1 y el 3 de octubre el fundador de Wikileaks no tuvo visitas. Apenas dos semanas antes estuvo en la embajada el periodista norteamericano Glenn Greenwald, responsable de las informaciones sobre el espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU.

El registro de las entradas y salidas de la embajada lo llevaba a cabo el personal diplomático, pero una empresa de seguridad española, UC-Global, con sede en Jerez de la Frontera, vigilaba las inmediaciones del edificio y supervisaba los encuentros de Assange a través de un sistema de cámaras. Esta compañía española elaboró una serie de informes sobre las visitas de Assange a los que ha tenido acceso ABC, entre ellos el de dos empresarios decisivos en la campaña a favor de la independencia catalana, Oriol Soler y Arnau Grinyó, el 29 de noviembre de 2017.