«La política del PP impide que nosotros ganemos espacio por el centro»

«La política del PP impide que nosotros ganemos espacio por el centro»

CRISTINA DE LA HOZ / ALBERTO LARDIÉS | PAMPLONA
Actualizado:

ETA acaba de reventar un coche bomba en la Universidad de Pamplona. El presidente del Ejecutivo foral acude a la cita con ABC tras participar en una concentración multitudinaria para condenar el atentado. Sabe, sin embargo, que el derrotero principal de la entrevista acabará discurriendo por la ruptura de las relaciones con el PP y es por ello que, a lo largo de la conversación, se levanta repetidas veces para enarbolar documentos del partido y hasta recortes de periódico con los que sostener sus argumentos. Se sabe en el ojo del huracán.

-Podríamos estar hablando hoy de una matanza de ETA.

-Lo que hay que hacer es, junto con la condena, pasar a la acción. No se puede permitir que gente que hoy está condenando este atentado, luego se apoye en los acólitos de ANV, en Berriozar por ejemplo, para sacar adelante acuerdos como el que salió el otro día para crear un listado amarillo de población euskaldún. Porque, además, este atentado no es un atentado sólo contra la Universidad, es contra Navarra.

-Los duros de la banda hablan de hacer de Navarra el terreno de la confrontación...

-Navarra es el corazón de los objetivos de ETA para conseguir ese sueño de la gran Euskal Herría, y quien no entienda que para evitar eso es imprescindible el entendimiento de UPN y el PSN, los dos partidos constitucionalistas de Navarra, se estará equivocando.

-Pero la debilidad del centro-derecha navarro es positiva para el nacionalismo.

-Pero debilidad ¿por qué? Es que acabar con un pacto estable e institucional no significa acabar con otras fórmulas de entendimiento. Podemos sumar igual o más. Es que yo no creo en eso que se está diciendo de que la unidad hace la fuerza. Yo puedo dar datos y los tengo aquí. (Se dirige hacia su mesa y coge un recorte de periódico). En el año 87, cuando estábamos separados el PP y UPN, el centro derecha llegó a tener 23 parlamentarios. ¿Por qué se hace el pacto estable? Porque el artículo 29 de Amejoramiento del Fuero establecía que gobernaba el candidato del partido más votado. Por eso se forma el pacto UPN-PP, para convertir a UPN en el partido hegemónico. Pero es que el artículo 29 se suprimió.

-¿No va en contradicción con su discurso de que en Navarra el 30 por ciento del voto es nacionalista y que del 70 por ciento restante hay que sacar el 70 por ciento para poder gobernar? ¿No será más fácil sacarlo unidos?

-No, que no, que no es así. Lo que es materialmente imposible es sacar el 70 por ciento del 70 por ciento estando juntos. ¿Por dónde vamos a sacar votos nosotros? Por la derecha no, tendremos que sacarlos por la izquierda. No siempre se sacan más votos yendo juntos. ¿Cómo crecemos nosotros por el espacio ideológico del centro si el PP y su política a nivel nacional evitan que nosotros ganemos espacio por el centro?

-¿Es compatible hablar de un nuevo modelo de colaboración con el PP y, al tiempo, apostar por el entendimiento con el PSN? ¿Cuál es la fórmula que más le gusta?

-La que a UPN le permita pactar en situaciones especiales donde esté en juego la estabilidad política y el proyecto institucional de Navarra. Con el PP por supuesto que comparte principios y valores. Pero también con el PSOE, que sin compartir principios, comparte el modelo institucional.

-¿Que garantías tiene de que el PSN no va pactar con NaBai?

-Muchas más que si por el mero hecho de que el PP tiene una determinada estrategia a nivel nacional, eso me impide que pueda pactar con el PSN.

-Habla del pacto firmado en diciembre de 2007. Tengo entendido que fue modificado por Acebes y García Escudero...

-(Se levanta para buscar el acuerdo del que hablamos). No, falso. Esa cláusula la redacté yo. Levantó reticencias pero fue firmada y no modificada.

-Entonces, ¿hay que interpretar que el PP ha sido una rémora?

-No ha sido una rémora, pero lo que sí sé es que el pacto de colaboración no ha sido la panacea para gobernar en las dos últimas legislaturas. Reconozco que el pacto fue la panacea para gobernar en la legislatura 1991-95, porque nos permitió ser la lista más votada. Pero los Presupuestos no son la base de la estabilidad institucional de Navarra. La base de esa estabilidad es la capacidad para alcanzar acuerdos en temas como la ley foral del vascuence. El PSN, que en primera instancia era favorable, ha cambiado, y eso sí que es importante, no abstenerse en una enmienda abocada al fracaso.

-¿Qué influencia ha tenido en este cambio de actitud el empresario Antonio Catalán, amigo suyo y de Zapatero?

-Que se deje en paz a un empresario cuyo único pecado es el de haber creado muchos puestos de trabajo y ser un referente de hombre emprendedor. Además, es un gran navarro y un gran amigo mío. Un hombre que no quiere más que lo mejor para Navarra. Y punto. El único culpable soy yo, de todo.

-En pleno proceso de paz usted fue durísimo con el PSOE. ¿Cómo se pasa de esa actitud a tenerlos como compañeros de viaje?

-Desde la más absoluta coherencia. Si hoy se dieran las circunstancias anteriores, volvería a ponerme al frente de la manifestación. Esas circunstancias eran las de un proceso de negociación política con ETA absolutamente oculto para el Gobierno de Navarra. Pero ahora no existe dicho proceso. ¿Cómo se puede pasar? De la misma manera que ha pasado el PP, que no hace de la lucha contra el terrorismo el «leit motiv» de su política.

-¿Cuáles serían las condiciones del nuevo acuerdo de colaboración con el PP?

-Las de respetarnos nuestra autonomía a la hora de decidir estrategias. Además podemos poner en común nuestros intereses políticos, estratégicos y también los intereses generales de Navarra y de España, que no creo que sea difícil. Mire, yo puedo apoyarle a usted para ser presidente del Gobierno de España, pero no me diga que le apoye ciegamente todo lo que usted quiera hacer en Madrid.

-Dice que ha habido gente de UPN trabajando por la ruptura.

-Pero si es que está muy claro. Todavía no se había dado por roto el pacto y quince días antes ya se había adquirido el dominio en la red del PP de Navarra por parte del entorno familiar de Del Burgo.

-Cosa que desmiente el PP...

-Eso no lo desmienten en Génova porque eso es cierto. No, ¿cómo lo van a desmentir en Génova si hoy mismo ellos están justificando que el dominio estaba reservado para el PP? (En ese momento, Sanz vuelve a levantarse y busca un ejemplar de un periódico). ¿Cómo lo van a negar? O no sé leer (dice mientras ojea...) Qué difícil es explicar las cosas cuando no se quieren entender, de verdad.

-¿Pero qué gana el PP provocando, según usted, la ruptura?

-Yo creo que no gana nada, de verdad, pero hay una presión que le ha hecho llegar a una situación irreversible.

-También hay dirigentes de su partido que han venido cuestionando la colaboración con el PP.

-Pero yo no he practicado nunca el sectarismo entre los afiliados de UPN provenientes del PP. Y la prueba está en que Jaime Ignacio del Burgo ha encabezado siempre la lista al Congreso. Y lo que está claro es que si yo hubiese utilizado el sectarismo, hoy no estaríamos hablando de qué es lo que van a hacer algunos senadores porque José Ignacio Palacios y José Cruz Lapazarán provienen de AP.

-¿Qué diferencias ideológicas hay entre UPN y el PP?

-A nosotros se nos irá previsiblemente el sector más duro de UPN, que coincide con mucha de la gente que vino en su día del PP, porque están con la mirada más puesta en los intereses del partido nacional que en los de nuestra comunidad.

-Parece que el PP espera un mejor entendimiento con Barcina.

-Que Santa Lucía les conserve la vista. No tengo ninguna duda de que ella estará en UPN mientras ejerza la política.

-Entonces, ¿no cree que, como ha dicho el PSOE, ella se pusiera a conspirar en cuanto usted se fue a Argentina?

-Eso no es verdad, porque todo lo que ha hecho Yolanda Barcina, en sus conversaciones con Cospedal, ha sido desde la más absoluta lealtad y siempre con conocimiento por mi parte. Barcina reúne las características que a mi juicio son imprescindibles para liderar no sólo una candidatura al Gobierno de Navarra, sino también para liderar el partido.

-Dijo usted que «por el momento» no ve un gobierno de coalición con el PSN. ¿Qué vigencia tiene ese «por el momento»?

-No lo veo en esta legislatura. Ahora les interesa contribuir a la gobernabilidad pero también diferenciarse de quien va a ser su competidor. Y eso difícilmente lo conseguiría si formasen parte de un gobierno de coalición.