Los barones socialistas Vara, Page y Lambán, en el acto de 40 aniversario de la Constitución/ Los animales dejarán de ser considerados objetos - EFE/ VÍDEO: AT

La política animalista de Sánchez siembra la discordia en el PSOE

Page reprende vía carta a la ministra Ribera por despreciar la caza tras el escándalo en La Rioja y los socialistas extreños de Fernández Vara también critican sus declaraciones

MadridActualizado:

Los cazadores están para pocas bromas. Primero fue la nueva ley de protección animal de La Rioja y, después, el comentario de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que no dudó en posicionarse en contra de los toros y la caza. El malestar, no obstante, ha traspasado las barreras del colectivo cazador y el debate se ha trasladado al seno del PSOE. Emiliano García-Page, presidente de Castilla La-Mancha, también ha levantado la voz contra la política animalista del Gobierno para defender la repercusión positiva que la caza tiene en su región.

«Quiero expresarte, como Presidente de Castilla-La Mancha, mi preocupación», arrancó Page su misiva, dirigida directamente a la ministra Ribera después de conocer su posición favorable a prohibir la caza o los toros. El presidente de Castilla-La Mancha justifica su malestar en «la importancia no solo económica, sino medioambiental, que esta actividad tiene para el sostenimiento del Ecosistema» en la región que gobierna, donde la caza ayuda a mantener -como suscribe- «las poblaciones animales autóctonas, la cubierta vegetal y, también, el medio rural».

En la carta, Page también le recuerda a la ministra la cuantificación económica de la caza en su región. «Se trata, en efecto, de un sector que genera en Castilla-La Mancha 24.000 empleos al año, 10.000 de ellos directos, aporta más de 364 millones de euros al PIB (un 2% del total) y 8 millones de recaudación mediante tasas e impuestos».

Viejas rencillas

No es la primera vez que Page, que en las últimas primarias socialistas hizo campaña por Susana Díaz y no por el actual presidente del Gobierno, da un golpe encima de la mesa y critica abiertamente una decisión de Sánchez o su equipo. En esta ocasión, el regidor castellano-manchego ha contado con el apoyo del PSOE extremeño, encabezado por Guillermo Fernández Vara -también «susanista»- que ayer se sumó al frente contra las declaraciones de Ribera. El portavoz del PSOE de Extremadura, Juan Antonio González, afirmó que su partido «no comparte» el posicionamiento de la ministra.

Las diferencias entre Sánchez y los barones socialistas no son nuevas. Los primeros reproches llegaron incluso antes de que el presidente desembarcara en La Moncloa. Un día antes de que cristalizara la moción de censura contra Rajoy, Page lanzó un aviso con un destinatario claro que, vistos los hechos, desoyó sin cumplir su palabra: «El Gobierno que resulte de la moción de censura debe convocar elecciones lo antes posible».

Al margen de viejas rencillas, la cruzada animalista del Gobierno ha conseguido algo que parecía imposible: unir a barones del PSOE, a cazadores y al PP, que desde La Rioja ya trabaja en recurrir la ley de Protección Animal.