El poder del PP cuadruplica al del PSOE

EFEMÁLAGA- El poder político del PP en la Costa del Sol será de más del cuádruple del que tendrá el PSOE si prospera mañana lunes la moción de censura en Benalmádena (Málaga), de forma que el 76,1 por

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

EFE

MÁLAGA- El poder político del PP en la Costa del Sol será de más del cuádruple del que tendrá el PSOE si prospera mañana lunes la moción de censura en Benalmádena (Málaga), de forma que el 76,1 por ciento de la población tendría un alcalde del PP y sólo un 17,3 del PSOE.

Según el recuento efectuado por Efe con los últimos datos oficiales, 906.300 habitantes de los 14 municipios del litoral malagueño tienen una alcaldía popular, mientras que cuentan con un regidor socialista 206.127 del total de 1.190.166 empadronados en este territorio, que concentra la mayoría de la población de la provincia.

Si sale adelante la moción de censura contra el PSOE en Benalmádena, el PP extenderá su poder y tendrá seis alcaldías en la zona al contar ya con cinco mayorías absolutas (además de las dos de mayor población -Málaga, con Francisco de la Torre como alcalde, y Marbella, con Ángeles Muñoz- otras importantes como Fuengirola (Esperanza Oña), Torremolinos (Pedro Fernández Montes) y Nerja (José Alberto Armijo).

PSOE, tres alcaldías

Por su parte, el PSOE posee tres alcaldías, Vélez-Málaga y Estepona en virtud de pactos con varios partidos (en el primer caso tras una moción de censura contra los populares, que fue el grupo más votado) y la de Mijas con mayoría absoluta.

Izquierda Unida (IU) tiene el mismo número de alcaldías costeras que los socialistas, aunque son localidades más pequeñas (Torrox, gracias a un pacto múltiple y pese a que el PSOE fue el más votado; Manilva, mediante un acuerdo con otro grupo, y Casares, con mayoría absoluta).

El alcalde de Rincón de la Victoria es del Partido Social Independiente local (PSIRV) por un pacto con los socialistas, por el que éstos tomarán el relevo en la segunda mitad del mandato y la Alcaldía de Algarrobo es del Partido Andalucista (PA) tras un acuerdo con los populares.

Fuerza turística

La incorporación de Benalmádena al mapa de poder del PP -además de ser un objetivo largamente acariciado por este partido- daría como resultado una continuidad en cuatro ciudades limítrofes una con otra, todas ellas importantes y con destacada fuerza turística, que abarcaría desde la capital malagueña hasta Fuengirola e incluida Torremolinos.

Más hacia el oeste, y tras atravesar el tradicional feudo del PSOE que es Mijas, se añade Marbella, también en manos populares.

Sin embargo, ese destacado poder no se traducirá en un gobierno de la Mancomunidad de municipios de la Costa del Sol Occidental, que agrupa once localidades (no sólo las de litoral).

No tendrá el poder el PP en ese organismo aunque salga adelante su moción de censura en Benalmádena en un pacto con otros grupos y ello suponga que los populares aumenten de ocho a diez sus vocales en la Mancomunidad sobre el total de veintidós, ya que el resto está en la órbita de la izquierda (IU, socialistas y otras pequeñas formaciones).

El PP ha consolidado sus alcaldías costasoleñas con el tiempo (la de Fuengirola la tiene desde 1991, Málaga desde 1995 y con mayoría absoluta desde 1999 y Torremolinos desde 1995), aunque la de Marbella la obtuvo en 2007 tras la gestora que se creó al ser disuelta la corporación por el «caso Malaya» y las reiteradas victorias del Grupo Independiente Liberal (GIL) que fundó el ya fallecido Jesús Gil y Gil.