Pedro Sánchez y pablo Iglesias durante su última reunión en La Moncloa, en septiembre - ÁNGEL DE ANTONIO

Podemos da un ultimátum a los Presupuestos de Sánchez

El Gobierno reconoce que está limitando ideas de Podemos pero descarta la ruptura

MadridActualizado:

No hay acuerdo presupuestario entre Unidos Podemos y el Gobierno de Pedro Sánchez. De momento. Aunque los de Pablo Iglesias se habían mostrado a finales de la semana pasada muy optimistas con las negociaciones, la situación dio ayer un giro inesperado. El líder de Podemos le pidió el viernes al presidente «un poco más de valentía» con las reformas que le había propuesto su partido, y Sánchez le respondió el domingo con una propuesta que para la formación morada representa «un paso atrás». Tanto es así que el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, advirtió al Ejecutivo que «a día de hoy» su grupo está en el «no» a los Presupuestos.

El órdago de Echenique no imposibilita el acuerdo, y desde el partido siempre han destacado la buena marcha de las negociaciones, pero fuentes de la dirección reconocen que la propuesta del Ejecutivo -su respuesta a las medidas que planteaban los de Iglesias- les suena a «maquillaje» y que se sienten «sorprendidos». Estas mismas fuentes destacan que lo que parecían acuerdos concretos y presupuestados en las diferentes materias en las mesas de negociación se traducen en la propuesta del PSOE en documentos «decepcionantes» que dilatan los plazos de implementación de las medidas o que, en algunas cuestiones, ni siquiera contienen plazos. «Lo que nos transmitían verbalmente no es lo que hemos visto por escrito, sino que han dado un buen número de pasos atrás», insistió Echenique, que no obstante quiso dejar claro que en Podemos trabajarían «duramente» esta semana para «reconducir la situación», conscientes de que Sánchez debe llevar un proyecto de presupuestos a Bruselas antes del día 15.

Para la formación los principales escollos que ponen en peligro las negociaciones se producen en materias como la vivienda, el mercado laboral o la ley de dependencia. «Tiene que haber avances decididos en cuanto a la bajada del alquiler. Se tienen que comprometer con la regulación de precios en las zonas pensionadas, y no lo están haciendo. Tiene que haber medidas serias para que los grandes tenedores de vivienda -con más de 10 inmuebles- la pongan en el mercado a precios asequibles», recordó Echenique. También insistió en la necesidad de subir el salario mínimo a 1.000 euros en 2019, «por dignidad», y como forma de incrementar la recaudación. Podemos quiere, además, bajar la edad mínima para poder acceder al paro de larga duración -en la actualidad está en 55 años, y los de Iglesias proponen reducirlo a los 52-.

La ley de dependencia es otro de los escollos. En Podemos recuerdan que hay 300.000 personas con la dependencia reconocida que no han recibido su ayuda. En este sentido, fuentes de la formación aseguran que las cifras que ha propuesto el Gobierno no cubren en ningún caso estas exigencias.

«Aprietan, pero tienen ganas»

El blindaje de la revalorización de las pensiones de acuerdo al IPC por ley o la bajada del precio de la luz a cambio de subir los impuestos a los beneficios de las eléctricas son otros puntos en los que no hay acuerdo.

En el Gobierno y en el PSOE no se tomaron ayer demasiado en serio las palabras de Echenique. Ni siquiera trataron mucho de disimularlo. «Apretarán, pero tienen ganas», aseguraba un miembro del Gobierno que defiende que Podemos no tiene muchas más alternativas que apoyar el proyecto de Presupuestos. Desde el Ejecutivo sí se reconoce que se está limitando el alcance de las propuestas de Podemos: «Tienen que entender que tenemos el compromiso con Bruselas, además de que hay que dejar espacio para las reclamaciones de otros», apuntan en Moncloa refiriéndose a la necesidad de lograr el apoyo del PNV y los partidos catalanes.

«El Gobierno tiene muchas ganas de llegar a un acuerdo y lo está haciendo por todos los medios», defendió la portavoz del comité electoral del PSOE, Esther Peña, que se estrenaba ayer en estas funciones tras la primera reunión de este órgano. La sensación en el PSOE es que la posición de Podemos se enmarca en una estrategia para hacer notar su influencia. «Si van de farol que den ellos explicaciones», dijo Peña, que eso fue lo más cerca que estuvo de confrontar con la formación de Pablo Iglesias.

La portavoz reconoció, eso sí, que en estos momentos no hay acuerdo cerrado y que «las negociaciones están abiertas», pero destacando los «muchos puntos en común» y la «confianza en sacarlos adelante». Se rechaza así en Ferraz la posibilidad de que las negociaciones estén en riesgo porque «tenemos bases firmes para llegar a un acuerdo».