Podemos propone suprimir actos religiosos como éste, de La Legión con el Cristo de La Buena Muerte
Podemos propone suprimir actos religiosos como éste, de La Legión con el Cristo de La Buena Muerte - Efe

Podemos propone suprimir la casilla de la declaración de la Renta para la Iglesia

También plantea despenalizar las ofensas religiosas y retirar a los capellanes de hospitales y cárceles

MadridActualizado:

El programa electoral que la dirección de Podemos está sometiendo desde ayer a votación entre sus simpatizantes propone, entre otras medidas, la anulación de los acuerdos con la Santa Sede y lo que los líderes de este partido denominan «privilegios» de la Iglesia católica y de los demás credos. Ello implicaría, según informa la agencia Efe, la eliminación de las capellanías y los servicios religiosos en instituciones públicas como hospitales, universidades, prisiones o embajadas, y permitiría el inventario y recuperación de los bienes inmatriculados por la Iglesia.

En concreto, Podemos pide la anulación de los cinco acuerdos que firmó el Estado español con la Santa Sede en 1976 y 1979, así como los consignados con otras confesiones religiosas. Asimismo, Podemos se compromete a derogar los artículos del Código Penal que tipifican como delito la ofensa a los sentimientos religiosos y a suprimir «privilegios fiscales», como el pago del IBI, o la financiación estatal a través de la casilla del IRPF o por medio de exenciones fiscales.

Celebraciones religiosas

Otra de las propuestas de su programa es la supresión de celebraciones de simbología religiosa en los actos oficiales, los honores u homenajes a imágenes o advocaciones y la presencia pública de autoridades en actos confesionales. Por último, propone la sustitución de la actual ley de libertad religiosa por una nueva «Ley de Libertad de Conciencia», que asegure la laicidad del Estado y su neutralidad frente a todas las confesiones religiosas.

Nueva asignatura

En materia educativa, el programa electoral de Podemos apuesta por la incorporación de una nueva asignatura titulada «Inteligencia Emocional» para los estudiantes de la ESO y la disminución de la ratio de alumnos en todos los niveles educativos.

Prohibir los desalojos

Otro de los aspectos que toca la propuesta electoral de Podemos es el derecho a la vivienda. En el caso de llegar al Gobierno, el partido de Pablo Iglesias se compromete a aprobar una ley orgánica que prohíba los desalojos siempre que no se proporcione una vivienda alternativa, incluso en los casos de casas ocupadas. «En ningún caso se podrá realizar el desalojo o desahucio de personas en situación de vulnerabilidad, ya sea por impago de alquiler u ocupación en precario motivada por la falta de vivienda, sin que la administración competente garantice un realojo adecuado», reza la propuesta.

Ni devoluciones ni concertinas

Sin abandonar los asuntos sociales, Podemos pondrá fin de forma inmediata a las «devoluciones ilegales» de personas en «zonas fronterizas» y retirará los «elementos lesivos» colocados en las vallas de Ceuta y Melilla. Reconocerá el acceso al censo electoral a través del padrón municipal sin requisitos adicionales y el reconocimiento del sufragio pasivo a todos los residentes extranjeros, sean o no ciudadanos de la UE. Permitirá también a los extranjeros la creación de partidos políticos.

Paralizar las obras del AVE

Por último, en materia de infraestructuras, Podemos propone la «paralización inmediata» de la ejecución de grandes obras como el AVE, autopistas o aeropuertos que no hayan sido adjudicadas y la realización de una auditoría de esas grandes infraestructuras para evitar que se vuelvan a repetir casos como «aeropuertos fantasmas» o autopistas de peaje vacías.

Legalizar el cannabis

También proponen la despenalización del cultivo y la tenencia de cannabis «a nivel personal y colectivo». En concreto, Podemos propone regular la actividad de los clubes sociales de cannabis y, para ello, plantea convocar una mesa de trabajo que presente una propuesta estatal que garantice las «libertades y derechos fundamentales» de los consumidores, y que contemple «la regulación de la producción, distribución y consumo» de esta sustancia.