Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se saludan en el Congreso de los Diputados después del triunfo de la moción - EFE | Vídeo: Escuche las palabras de Iglesias EP

Podemos celebra el triunfo de Sánchez, pero le advierte de que «el cambio se tiene que notar»

Pablo Iglesias asegura que en su grupo están «disponibles» para entrar en el Gobierno socialista

MadridActualizado:

Pablo Iglesias dio ayer un paso adelante en las aspiraciones que se le presentan a su partido con el ascenso de Sánchez al poder y se ofreció al líder socialista para entrar en su Gobierno. Desde el registro de la moción, el secretario general de Podemos ha lanzado en varias ocasiones mensajes al secretario general del PSOE para advertirle de lo complicado que sería, a su juicio, sostener un Ejecutivo con el respaldo de tan solo 84 diputados, los que tiene el grupo socialista.

Pero hasta el momento Iglesias no había pasado de pedirle a Sánchez un «programa de Gobierno de emergencia social» como moneda de cambio para asegurarle el apoyo de sus diputados en el Parlamento y dotar así al nuevo Gobierno de mayor estabilidad en la Cámara. Además, el líder de Podemos, en el momento de pedir este programa, diferenció claramente entre el apoyo de su grupo al Ejecutivo -algo que tendrían que negociar en base a un proyecto político-, y el voto a favor de la moción de censura -que garantizó sin condiciones-.

Sin embargo, cuando ya se conocía que la moción del PSOE saldría adelante y que, por lo tanto, habría un nuevo Gobierno, Iglesias no dudó en mostrar su «disponibilidad» a entrar en ese Ejecutivo. Pero antes, le recordó a Sánchez que Unidos Podemos había «trabajado mucho para conseguir una mayoría de 180 diputados» que lo hiciera presidente a través de la moción. Se refería a su papel en la negociación con el PNV, un papel que ya reivindicó el jueves durante la primera sesión del debate de la moción, en la que le recordó al candidato que de no ser por su advertencia de presentar una moción de censura para ir a elecciones -si Sánchez finalmente fracasaba-, los nacionalistas vascos nunca se hubieran movido de la abstención al «sí».

Responsabilidad

Por eso, Iglesias manifestó que espera responsabilidad por parte de Pedro Sánchez a la hora de conformar un gobierno. «Yo quiero pensar que será responsable y que tratará de organizar un gobierno integrador, que dé estabilidad a España y que asuma los retos de país en una época posterior a a la corrupción». «Estamos disponibles», reiteró el líder de Podemos, que además explicó que Sánchez «tendrá que reunirse con nosotros y con otros grupos para establecer acuerdos que permitan terminar esta legislatura de la manera más digna posible».

Fuentes de Podemos explicaron ayer que esperaban que esta reunión se celebrase «en los próximos días» para empezar a hablar del proyecto político de Sánchez. También admitieron que posiblemente los socialistas no accederían a incluir a Podemos en el Gobierno, ya que el ahora presidente había manifestado en varias ocasiones que su Ejecutivo sería socialista, dando a entender que no cabe la posibilidad de incluir a ningún ministro de otros grupos. También insistieron en que la entrada al Ejecutivo no es una condición. Este tono por parte de Podemos dista mucho del que empleó Iglesias en enero de 2016 cuando planteó la posibilidad de formar un gobierno tripartito con PSOE e IU.

En aquel momento, el secretario general de Podemos pidió la Vicepresidencia y enumeró una serie de ministerios que su partido podría asumir: Interior, Defensa, Economía, Política Social y un Ministerio de «Plurinacionalidad» para el que propuso al actual líder de Podem, Xavier Domènech. Algunos miembros del partido destacaron este cambio en la relación con el PSOE, y achacaron el comportamiento de Iglesias en 2016 a las expectativas de crecimiento político que tenía Podemos, que distan mucho de las actuales. «Nos equivocamos todos un poco», dijo un diputado sobre la posibilidad de haber formado antes un «gobierno progresista» y haber evitado de esta manera los dos años de legislatura de Rajoy.

Sin embargo, que Podemos suavice el tono en lo que respecta a las relaciones con el PSOE no quiere decir que los de Iglesias vayan a regalarle a Pedro Sánchez una legislatura fácil -por breve que pueda llegar a ser-. Recién acabada la sesión -Mariano Rajoy no había abandonado aún el Congreso de los Diputados- desde el grupo advertían que la moción de censura tiene que servir para algo y que el relevo en el Ejecutivo «se tiene que notar». En Podemos ya tienen en mente cuál puede ser el motivo que desencadene el primer enfrentamiento después de la moción de censura: el techo de gasto. El Congreso deberá aprobar el objetivo de déficit antes de agosto, aunque previsiblemente lo hará entre este mes y el siguiente, y los compromisos con la Unión Europea podrían suponer un escollo importante para el entendimiento entre el Gobierno de Sánchez y el grupo de Iglesias.

Fuentes de la formación advertían de que no tendrían una postura «acrítica» si el Ejecutivo acepta el objetivo de déficit impuesto por Bruselas. Desde Podemos defienden que los objetivos de «déficit excesivo» de la UE son «contraproducentes e ineficientes desde el punto de vista macroeconómico», ya que a su juicio «han prolongado la recesión y han contribuido a incrementar las desigualdades». Por eso, seguramente presionarán a Sánchez para que no acepte estos objetivos, y en caso de hacerlo cargarán contra su Gobierno.

La subida de las pensiones, la igualdad retributiva o la financiación de la lucha contra la violencia de género son algunas de las «leyes básicas» que desde Podemos le exigen al nuevo Ejecutivo surgido de la moción.