Protesta independentista organizada por la Asamblea Nacional Catalana en 2013
Protesta independentista organizada por la Asamblea Nacional Catalana en 2013 - Inés Baucells

La ANC plantea dos hipótesis de intento de «golpe de estado»

Regresa a la unilateralidad y dibuja escenarios posibles para septiembre de 2017, «fecha límite» para convocar el referéndum

BarcelonaActualizado:

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) dio a conocer ayer la «Propuesta de Ponencia de la Hoja de Ruta» de la entidad para los próximos meses, que recoge los pasos previstos por el movimiento secesionista en coordinación «con todos los actores soberanistas del proceso».

En «la guía de las actuaciones de la ANC» se apuntan tres escenarios posibles alrededor de la fecha límite de «finales de septiembre de 2017», cuando está previsto que la Generalitat convoque, «con o sin acuerdo» del Gobierno, un referéndum secesionista.

La primera de las hipótesis -opción preferida para la asociación- es la «aprobación de la Ley de Transitoriedad Jurídica y convocatoria del referéndum». En este punto destaca que la entidad defienda que «no se ha de fijar un mínimo de participación ni de aprobación» para el referéndum. Así, una minoría muy activa y radicalizada sería sufiente para validar la independencia. Si ganase el «sí», el Parlamento autonómico declararía la independencia inmediatamente.

Los otros dos escenarios están presentados bajo la hipótesis de la «injerencia» del Gobierno en las instituciones autonómicas y constituyen una suerte de intento de golpe de estado en cubierto.

En caso de que esta «injerencia» se produzca antes de la convocatoria del referéndum y la aprobación de las «leyes de desconexión», la ANC propone movilizaciones callejeras, activar una especie de parlamento paralelo -la llamada Asamblea de Electos de Cataluña (Aecat)- y la proclamación unilateral de independencia.

El último escenario se daría en caso de que la «injerencia» se produjera tras la aprobación de la Ley de Transitoriedad Jurídica por parte del Parlamento de Cataluña. En este caso, la ANC «solo considerará como vigente» y de «obediencia» la legislación que surja a partir de esta norma.

Lo «más pacífico posible»

En todos los casos, la entidad -que cuenta con el apoyo imprescindible del PDECat, ERC y la CUP- advierte de que darán todo el «apoyo necesario para garantizar que este procedimiento sea lo menos conflictivo y más pacífico posible». En el texto también apuntan otros retos y advierten de que «velarán» para que lo que denominan Países Catalanes puedan ejercer su soberanía.

La ponencia será ratificada en la asamblea general de la ANC a celebrar en Sabadell el próximo 29 de abril.